Has visto las fotos, en línea, en televisión o en revistas; ves a alguien publicitando su “mejor ejercicio para bajar de peso” y mostrando sus fotos del ‘antes y después’. En la de la izquierda pareciera que necesitan bajar de peso y, en la foto de la derecha, se ven tonificados, fuertes y sexis.

Esas fotos del ‘antes y después’ proporcionan una prueba convincente para el programa de ejercicios. En caso de que sean reales, ¿No?

Los anuncios con imágenes como éstas, junto con toda la publicidad relacionada a la pérdida de peso, generan una buena pregunta:

 

¿Existe tal cosa como ‘el mejor ejercicio para bajar de peso’?

Si te has hecho esa pregunta, no eres el único. Los investigadores se han hecho la misma pregunta y descubrieron que la respuesta es… ¡Sí!

 

Los mejores ejercicios para bajar de peso

Bajar de peso no es el único gran beneficio que los investigadores descubrieron al momento de estudiar los ejercicios que promueven la pérdida de peso. Se percataron de dos beneficios adicionales, quizás incluso más importantes: estos ejercicios son de bajo costo y no consumen mucho tiempo.

¡Así es! No tienes que gastar mucho dinero pagando una membresía de gimnasio, equipo o aparatos para entrenar o hacer ejercicio. Todo lo que realmente necesitas es un calzado adecuado para el gimnasio y ropa cómoda que te permita moverte bien y que no te importe llenarla de sudor.

Además, no necesitas dedicarle horas al día para lograrlo. De hecho, los ejercicios ni siquiera te toman 30 minutos. Muchos de éstos se pueden hacer en tan solo 20 minutos.

Por otro lado, los investigadores no identificaron ejercicios específicos, por ejemplo, las flexiones (¡aunque si son buenísimas!), en cambio los estudios sí identificaron el tipo de ejercicio que nos lleva a una mayor pérdida de peso; éste activa los procesos de quema de grasa del cuerpo y los mantiene funcionando durante todo el día.

¿Cuáles fueron tales ejercicios? Bueno, los investigadores han identificado dos de éstos, los cuales activan los procesos de quema de grasa de tu cuerpo, no cuestan mucho y se pueden realizar en menos de 30 minutos. Los presentamos a continuación…

 

Entrenamiento en intervalos de alta intensidad (HIIT)

Probablemente hayas escuchado algo de esto, ya que se ha vuelto muy popular entre las personas que desean bajar de peso. El HIIT brinda muchos beneficios en el sentido en que los entrenamientos son generalmente cortos, no necesitas de mucho equipo, nada realmente, es adaptable a tu capacidad individual y como se han percatado los investigadores, sí funciona.

Un estudio que evaluó los resultados del entrenamiento HIIT concluyó que, llevado a cabo de forma regular, surtía el mismo efecto que un paseo en bicicleta de 90 minutos. La razón de esto tiene que ver realmente con la falta de energía.

Un ejercicio ligero genera una leve falta de energía. Un ejercicio moderado genera una ligeramente más grande. El ejercicio de alta intensidad genera la más grande. He aquí cómo funciona…

Cuando realizas ejercicios de alta intensidad, tus músculos funcionan por medio de la glucosa que éstos almacenaron; así también queman el oxígeno que poseen. El esfuerzo que realiza tu cuerpo para llevar oxígeno a los músculos es la razón por la cual te quedas sin aliento.

Al mismo tiempo, tu cuerpo se encuentra convirtiendo todo el glucógeno almacenado en el hígado en glucosa. Con un ejercicio de alta intensidad, quemas rápidamente tus reservas de glucógeno para que tu cuerpo luego se vaya por la siguiente fuente de energía disponible: la grasa.

La razón por la que el HIIT funciona tan bien para quemar grasa tiene que ver con la gran falta de energía que tú mismo te generas. verás, el ritmo y alta intensidad del ejercicio deja tus células muertas de hambre necesitando combustible y oxígeno. Convertir la grasa en energía (glucosa) requiere a su vez de energía, lo que significa que necesitas quemar aún más grasa.

Así también, necesitas restaurar el oxígeno en cada célula que requiriera también más energía. Y al eliminar el ácido láctico, los residuos acumulados durante un entrenamiento también requieren ¿qué? Exacto, energía. No obstante, con el HIIT, has quemado por completo todo el azúcar almacenado, por lo tanto, todo lo que te queda por quemar para obtener energía es la grasa.

Durante una investigación, las mujeres jóvenes con sobrepeso u obesidad que habían tenido problemas durante mucho tiempo, fueron sometidas a una rutina de ejercicios HIIT adaptada a sus capacidades y necesidades específicas. En el transcurso del estudio, ¡perdieron el 10% de su grasa total!

Otro estudio dio a conocer que los participantes que hicieron ejercicio HIIT se deshicieron del 48% de su grasa abdominal en 8 semanas.

Es bastante simple, el HIIT sí funciona; sin embargo, no es el único capaz de lograr estos resultados.

 

Ejercicio de intensidad moderada

Investigadores de la Universidad de Missouri compararon el HIIT con ejercicios de intensidad moderada. El ejercicio moderado podría incluir actividades tales como caminar rápidamente, andar en bicicleta o sencillamente un entrenamiento a un ritmo más lento.

Para llevar a cabo el estudio, se seleccionó a participantes con sobrepeso u obesidad, los cuales también padecían de hígado graso no alcohólico, una condición en la cual se acumula grasa en el hígado excesivamente. Muchas personas que se encuentran en una lucha constante para bajar de peso padecen esta condición. Algunas personas realizaron el HIIT mientras que otras hicieron ejercicio moderado durante las 4 semanas que duró el estudio.

Al final de la investigación, todos mostraron una disminución grasa hepática. Ahora, el grupo que hizo ejercicio moderado no perdió tanto peso como el grupo de HIIT. La pérdida de grasa hepática significa que el ejercicio encendió los motores quemadores de grasa del cuerpo. Esto sugiere que los efectos a largo plazo mostrarían mejores resultados en cuanto a la pérdida de peso.

Por supuesto, la pérdida de peso no se trata sólo de hacer ejercicio. También hay otros factores a considerar.

 

Otros factores a considerar si deseas bajar de peso

La importancia de una dieta para bajar de peso no debe pasarse por alto. Los alimentos grasosos y azucarados sobrecargan al hígado con demasiadas calorías y energía en exceso. La cantidad de comida que se consume debe ir a la par con la producción de energía. Si tu trabajo requiere que estés sentado durante gran parte del día, no necesitas tanta energía como alguna persona que trabaje en el sector de la construcción.

Una dieta que incluye alimentos naturales, especialmente alimentos crudos y ricos en nutrientes, nos ofrece resultados óptimos. No sólo te proporciona vitaminas y minerales, sino que las frutas y verduras frescas contienen enzimas que ayudan con la digestión y te ayudan a conservar un tracto digestivo sano.

La proteína vegetal es otra fuente proteica limpia que es fácil de digerir. Puede que no pensemos en las plantas como fuentes naturales de proteínas, pero algunas como los chícharos y el cáñamo ofrecen una gran cantidad de proteínas muy nutritivas.

Finalmente, siempre debes tener en cuenta las condiciones de salud en las que te encuentras al momento que decidas comenzar a bajar de peso. El perder peso y tonificarte es un gran objetivo, sin embargo, se debe llevar a cabo con el fin de mejorar tu salud y trabajar de la mano de tu médico, fisioterapeuta o dietista profesional puede ser de gran ayuda para obtener resultados óptimos.