Correo atención a clientes: help@mylifeinfused.com

FREE USA Standard Shipping on orders over $150 *

Hemos cambiado la fecha de consumo de nuestros productos. — Más Información.

Cómo prevenir la gripe de forma natural: once métodos de prevención útiles y probados

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

La temporada de gripe puede ser un momento estresante. Contraer la gripe no sólo es considerablemente desagradable, sino que puede ser perjudicial para la subsistencia de muchos. La gripe dura de 7 a 10 días, mucho más que los 3 estándar de días de enfermedad que permiten la mayoría de las empresas. Las familias pueden transmitirla de un integrante a otro, volviéndose a infectar mutuamente. Y hay una preocupante tasa de mortalidad de 2%. No todos quieren tomar pastillas y vacunarse. Es por eso que compartimos nuestros mejores consejos sobre cómo prevenir la gripe de forma natural.

Uno: Evita las multitudes para reducir la exposición: distanciamiento social

Una de las razones por las cuales la gripe puede ser tan peligrosa es por su tasa y facilidad de infección. Cuando alguien cercano respira, tose o estornuda, sus gotitas de agua infectadas pueden viajar hasta cerca de ti, las aspiras y te infectas.

Durante la temporada de gripe, puede ser útil evitar grandes multitudes donde las personas infectadas quizá caminen o se paren cerca de ti. Podrías hacer tus compras de comestibles fuera de las horas pico. No hagas cola en establecimientos como Starbucks durante la hora punta de la mañana. Y lleva tu comida al trabajo en lugar de comer en cafeterías y restaurantes concurridos durante la temporada alta de gripe.

Muchos preguntan sobre el uso de mascarillas durante la temporada de gripe. La verdad es que la mayoría de las mascarillas médicas estándar reducirán, pero no evitarán la exposición. Es más importante que las personas enfermas o expuestas utilicen mascarillas desechables para evitar que infecten a otros (incluso en el hogar) cuando tosen o estornudan.

Dos: Limpia y desinfecta manos y superficies

Todos sabemos limpiarnos las manos después de usar el baño, pero muchas personas no se dan cuenta de con qué frecuencia tocan las superficies y su cara durante el día. Acostúmbrate a limpiar todo lo que usas durante el día, especialmente el volante, los mostradores, los pomos de las puertas, los grifos, los teléfonos, los teclados y otras superficies muy utilizadas. Si comes fuera, limpia la mesa y los cubiertos con una toallita con alcohol. En los restaurantes simplemente utilizan trapos húmedos, que mueven las bacterias y los virus, en lugar de limpiar las mesas.

Para desinfectar superficies te recomendamos desinfectantes potentes, como lejía y soluciones con al menos 60% de alcohol isopropílico. Si deseas usar desinfectantes naturales, considera el vinagre, que es ácido acético al 5%, y es conocido por matar virus y bacterias, incluida la gripe. Los limpiadores naturales, como Simple Green, también pueden ser efectivos. Siempre lleva un desinfectante de bolsillo y pañuelos de papel para que puedas limpiar las superficies y lávate las manos según sea necesario (no olvides los carritos de compras de las tiendas de comestibles).

Consejo de salud: Recuerda no tocarte la cara, incluso si tienes una picazón rápida, a menos que te hayas lavado las manos. Si tienes que tocarte el rostro, pero no puedes lavarte las manos, usa un pañuelo de papel. Luego tira ese pañuelo a la basura.

Tres: Cuidado de la boca

La boca es el primer paso en el proceso digestivo. Contiene enzimas y bacterias que no sólo ayudan a descomponer los alimentos, sino que influyen en tu salud en general. La mala salud bucal se ha relacionado con cardiopatías, problemas de colesterol, infecciones bacterianas y más.

La mayoría de las personas se cepillan una vez al día, pero la verdad es que todos deben cepillarse al menos dos veces al día, utilizar hilo dental después de cada comida y enjuagarse después de cepillarse y emplear el hilo dental. Como recordatorio, piensa que tu boca tiene cuatro cuadrantes. Cada área debe cepillarse minuciosamente durante al menos 30 segundos, lo que significa que cada vez que te cepilles los dientes, debes tomarte dos minutos completos. Recuerda usar agua fría porque las bacterias dañinas prosperan en ambientes cálidos y húmedos.

A algunos les gusta hacer gárgaras con Listerine o productos similares, pero éstos son a base de alcohol y pueden eliminar las bacterias buenas que combaten los gérmenes, así como también eliminar el pH. En cambio, para preparar una solución salina, agrega aproximadamente media cucharadita de sal a una taza de agua tibia y luego haz gárgaras.

Recuerda: tu boca es una de tus primeras líneas de defensa contra las enfermedades. Mantener intactos tu sistema inmunológico y tu salud en general significa mantener tu boca sana y limpia.

Cuatro: Limpia tus senos paranasales para ayudar a prevenir la gripe

Dado que la gripe se contrae al respirar aire con partículas de agua de personas infectadas a tu alrededor, tiene sentido que los senos paranasales limpios y saludables puedan ayudarte a prevenir la infección. Tenemos pequeños vellos que ayudan a mantener los cuerpos extraños fuera, así como una membrana mucosa que actúa como una de nuestras primeras líneas de defensa. Además, uno de los primeros síntomas que puedes experimentar cuando tienes un resfriado o gripe es la congestión nasal. Anticiparte a la congestión puede ayudarte a sentirte mejor y mantenerte más fuerte por más tiempo.

La mejor y más completa opción es usar un rinocornio con una solución salina estéril de agua tibia y sal. Una receta recomendada de solución es una cucharadita de sal con una pinta (casi medio litro) de agua y media cucharadita de bicarbonato de sodio, si lo deseas, para suavizar la mezcla. Tomar una ducha de vapor caliente puede ayudar a limpiar los senos paranasales. Puedes hervir agua y colocar la cabeza sobre un tazón, cubriéndote ésta con una toalla si no tienes acceso a una sala de vapor.

Idealmente, mantendrás un humidificador funcionando durante toda la noche al lado de tu cama e intentarás trabajar con un humidificador de escritorio. Los senos paranasales secos no drenan bien y tienen dificultades para mantener tu salud al combatir los patógenos que ingresan al área nasal. Un vaporizador también puede ser inmensamente útil para reducir la incomodidad de la nariz y los senos paranasales secos, al tiempo que promueve la salud de éstos.

Consejo de salud: muchas personas invierten en purificadores de aire caros. Si bien esto ayuda a reducir el polvo, los alérgenos y otras partículas que pueden irritar los conductos nasales y los sistemas respiratorios, la mayoría de los purificadores no tienen filtros que maten los virus. Opta por usar filtros HEPA (aire particulado de alta eficiencia) que absorberán partículas de 0.03 micrones o más para garantizar un aire limpio y fresco.

Cinco: Usa la aromaterapia para ayudar a prevenir la gripe

Muchas personas piensan que la aromaterapia es estrictamente un potenciador del estado de ánimo, pero si usas los aceites correctos, también promoverás una mejor salud. ¿Por qué no comprometes todos tus sentidos para prevenir enfermedades? Además de ser estimulante, el aroma adecuado puede tener un efecto medicinal. Sólo recuerda que es mejor usar aceites esenciales, que son fundamentalmente extractos de plantas, siempre que sea posible. De esta manera, cosecharás los beneficios del aceite y todas las formas en que interactúa con tus células. La alternativa es utilizar aromas fabricados, que huelen bien pero carecen de las cualidades naturales de los aceites esenciales de origen vegetal. Las fragancias sintéticas también a veces pueden causar inflamación y es más probable que estimulen reacciones alérgicas.

Por sí sola, la aromaterapia no es un remedio para las enfermedades, pero muchos aceites son prometedores en varios estudios. Los aceites correctos tienen efectos antibacterianos, antimicrobianos y antifúngicos y pueden ayudar a promover un sistema más equilibrado. Esto puede liberar tu sistema inmunológico un poco más para combatir virus como la gripe. Agrega sólo unas gotas a un vaso de agua, tu humidificador, tu vaporizador o un baño caliente para absorber los efectos.

Los aceites esenciales comunes que tienen un historial documentado de influencia en la salud incluyen:

  • Aceite de lavanda
  • Aceite de eucalipto
  • Aceite de árbol de té
  • Aceite de menta
  • Aceite de limón

Seis: Reduce el estrés

El estrés es uno de esos factores que pueden ser difíciles de identificar, pero afecta e influye en todos los sistemas del cuerpo. Cuando estamos estresados, dormimos menos, nuestro sistema inmunológico se reduce significativamente, nuestro bioma intestinal cambia y nuestra salud mental sufre. Al ser uno de los factores que más influyen en el cuerpo, saber reconocer, disminuir y lidiar con el estrés es una habilidad crucial.

A menudo escuchamos sobre la importancia del ejercicio para la salud de nuestros cuerpos. El ejercicio no sólo aumenta nuestra salud respiratoria y cardíaca al tiempo que reduce la grasa y oxigena la sangre, sino que también libera endorfinas que ayudan a reducir el dolor y elevar el estado de ánimo. El ejercicio también reduce las hormonas del estrés del cuerpo, como la adrenalina y el cortisol.

La meditación y la visualización también son eficaces para reducir el estrés. Puedes tomar un descanso en cualquier momento y en cualquier lugar para disfrutar de los beneficios. Un número creciente de estudios han demostrado que la meditación es más que una respiración profunda para calmarse. La meditación practicada en realidad puede regular las ondas cerebrales, lo que lleva a un sistema más equilibrado y tranquilo.

Siete: Duerme lo suficiente

Los expertos en sueño dirían que dormir es más importante que cualquier otro factor, incluidos la dieta, el ejercicio y el distanciamiento social. Si bien tu edad y disposición natural pueden significar que generalmente necesites dormir más o menos, todos deberían intentar dormir unas ocho horas con calidad y regularidad.

Algunos consejos sencillos para dormir mejor incluyen:

  • Ocupa tu mente durante el día, para que esté lista para dormir a la hora de acostarse.
  • Practica la caminata diariamente para reducir la inquietud y la acumulación de lactato en tus músculos.
  • Mantén erguida la parte superior del cuerpo para conservar limpios los senos paranasales y promover una digestión saludable.
  • Evita el alcohol y no tomes café al menos ocho horas antes de acostarte si tienes problemas para conciliar el sueño o permanecer dormido.
  • Reduce la temperatura ambiente y apaga las luces. Incluso podrías considerar usar un antifaz para dormir. Se duerme mejor en ambientes frescos y oscuros.
  • No dejes la televisión encendida mientras intentas dormir.
  • Coloca las distracciones, como tu teléfono, en una habitación completamente diferente. Incluso si usas tu teléfono como despertador, puedes subir el volumen de modo que lo escuches o consigue un pequeño y económico despertador de viaje para que ocupe su lugar.
  • Cualquier persona que tenga un problema de sueño crónico debe buscar el consejo de un profesional médico que pueda evaluar las afecciones disruptivas, como apnea, sonambulismo y más.

Ocho: Ejercicio

Mencionamos anteriormente que el ejercicio es una excelente manera de reducir el estrés. También es una magnífica forma de estimular tu función inmunológica. Desde el punto de vista médico, todos deben dedicar un mínimo de 20 a 30 minutos al ejercicio que hace sudar al menos cuatro días a la semana. Más ejercicio es mejor.

No se trata sólo de eliminar toxinas sudando. Cuando te mantienes físicamente activo todos los días, eliminas las bacterias de los pulmones y las vías respiratorias, lo que reduce la probabilidad de que el resfriado o la gripe puedan replicarse y arraigarse como una verdadera infección.

El breve aumento de la temperatura corporal también ayuda a evitar que las bacterias crezcan y contribuirá con tu cuerpo para combatir cualquier infección que pueda estar comenzando, de forma similar a como la fiebre combate la infección. Además, tu sangre estará mejor oxigenada, lo que fomenta un pensamiento más claro y un transporte más fácil de nutrientes por todo el cuerpo, fortaleciendo todo tu sistema.

Nueve: Bebe los líquidos correctos para prevenir la gripe

Beber agua ayuda a eliminar las toxinas, transporta los nutrientes y lubrica muchas de las funciones más básicas del cuerpo. Muchas personas consumen refrescos y bebidas de sabor durante todo el día. Y es común que en todo el mundo tomen una copa cada noche.

Cuando intentas evitar la gripe y otras infecciones, los líquidos transparentes son mejores; el agua limpia es lo mejor. Cuando bebes otros líquidos, el cuerpo debe gastar recursos valiosos para realizar el trabajo adicional de filtrado para que el agua se hidrate. Luego debe usar recursos adicionales para procesar los aditivos, azúcares y otros ingredientes.

Si tomas café, té u otros líquidos a base de agua, deben ser además de las ocho onzas líquidas estándar (237 mililitros) de agua que debes beber cada día. Cuando pienses que quizá estés deshidratado y sientas que no puedes tomar suficiente agua, considera los líquidos con electrolitos. Gatorade y Powerade son opciones populares, pero también contienen sabores, calorías innecesarias y otros ingredientes. Pedialyte también puede ser una buena opción para una hidratación rápida.

Diez: Prevención de la gripe con hábitos de estimulación inmunológica

A veces sólo necesitas más sueño, ejercicio y una dieta saludable para mantenerte en las mejores condiciones. Y a veces requieres más impulso. La adquisición de hábitos y el biohacking son excelentes maneras de agregar capas a tus sistemas de defensa inmunológica.

Primero, asegúrate de que tu sueño, dieta y ejercicio sean rutina. No puedes comer una ensalada, hacer algunas flexiones y esperar un sistema inmunológico saludable. La constancia es la clave para la salud y el bienestar en general. Los hábitos también conducen a menos estrés, incluso en quienes disfrutan de la espontaneidad.

Segundo, aprovecha la luz solar. Los días más largos y más cortos desencadenan una serie de respuestas corporales. La luz del sol también afecta tu estado de ánimo, hábitos de sueño e inmunidad. Intenta tomar el sol durante 15 minutos todos los días. Cuando los factores ambientales limitan tu tiempo disponible al aire libre, también puedes usar una lámpara UV para complementar tu consumo de luz solar.

Tercero, considera el ayuno para ayudar a aumentar la inmunidad. Cuando se hace correctamente, el ayuno en realidad puede restablecer tu sistema inmunológico. Cuando ayunas durante 24 horas, hasta 2-4 días, el cuerpo ahorra energía al deshacerse de las células viejas y dañadas, lo que permite que las células madre proliferen y, por lo tanto, reconstruye y rejuvenece todo el sistema inmunológico.

Once: Fortalece tu cuerpo contra la gripe con suplementos

Si bien las mejores prácticas y los buenos hábitos son cruciales para tu salud en general, puede ser difícil garantizar que recibas diariamente infusiones regulares y equilibradas de los mejores ingredientes. Los suplementos son una excelente manera de asegurarte de que estás optimizando tu salud.

Las multivitaminas te ayudarán a asegurarte de que tengas las vitaminas y minerales que tu cuerpo requiere, pero carecen de los ingredientes más completos que necesitas. Para vencer la gripe, necesitas un perfil completo de suplementos para acelerar tu inmunidad.

Elige enzimas metabólicas de alta calidad para asegurarte de tener los elementos básicos para las células sanas. Intenta tomar probióticos y prebióticos, los cuales equilibrarán tu bioma intestinal y, por lo tanto, restaurarán todo tu cuerpo. Considera agregar a tu ingesta dietética algas verde-azuladas ricas en nutrientes en una forma suplementaria para garantizar que tu cuerpo siempre tenga acceso a las mejores fuentes posibles para aumentar la inmunidad.

Preguntas frecuentes

¿La vitamina C previene la gripe?

Sí y no. La vitamina C es una excelente manera de apoyar tu sistema inmunológico. Mejora la producción y el funcionamiento de los glóbulos blancos que matan los patógenos no deseados y liberan enzimas para eliminar los patógenos. La ingesta diaria recomendada para adultos es de 75 a 120 mg. El cuerpo sólo puede procesar esa cantidad, por lo que tomar demasiada vitamina C no se absorberá, lo cual es un desperdicio. En cambio, la vitamina C es mejor cuando se combina con otros suplementos para combatir la gripe, aumentar la inmunidad y vitaminas.

¿Cuáles son los síntomas de la gripe?

La gripe es invariable al menos. Algunos síntomas que son comunes a casi todas las personas incluyen:

  • fiebre o sensación de fiebre / escalofríos.
  • tos seca.
  • dolor de garganta.
  • nariz que moquea o tapada.
  • dolor muscular o corporal.
  • dolor de cabeza.
  • fatiga (cansancio).
  • algunas personas pueden tener vómitos y diarrea, aunque esto es más común en niños que en adultos.

¿Cuáles son las diferencias entre gripe y resfriado?

Si bien los síntomas son similares, la mejor manera de saber si tienes resfriado o gripe es mediante el uso de estos tres indicadores: aparición, fiebre y momento.

  • La aparición se refiere a la rapidez con que se presentan los síntomas. La gripe se presenta rápidamente, pero un resfriado se desarrollará gradualmente con síntomas que aparecen poco a poco y se acumulan entre sí.
  • La fiebre es un síntoma de gripe, pero no necesariamente un resfriado, especialmente una fiebre de 38 grados centígrados o más.
  • El momento se refiere a la época del año. Contraer la gripe durante la temporada de la enfermedad es común, pero contraerla fuera de temporada sería muy raro.

Cómo prevenir la gripe después de la exposición

Puede resultar una sorpresa para muchos, pero la exposición no significa que desarrollarás síntomas. Se puede ser portador sin enfermarse. También hay un período de incubación de aproximadamente dos días. Si crees que has estado expuesto o sientes la aparición de los síntomas, éste es el momento perfecto para tomar precauciones y aumentar la inmunidad.

¿Qué pasa si me da gripe?

Si tienes gripe y problemas de salud subyacentes o pasas de los 60 años, es mejor consultar a un profesional médico para que te ayude a controlar los síntomas y obtener tratamiento para una recuperación más rápida. La mayoría de los casos se resuelven en 7-10 días, por lo que muchos optan por manejar la enfermedad desde casa con reposo en cama y líquidos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

¿Quieres estar al día? ¡Suscríbete a nuestro boletín!

Su carro

VeganRecipes by AlidaVegan

%d bloggers like this: