Enzimas, Salud

Las enzimas digestivas y la pérdida de peso

Atrás han quedado los días del paradigma de «calorías que ingieres-calorías que gastas». Cuando la gente solía creer que bajar de peso no era más que consumir calorías de calidad y con ejercicio deshacerse del exceso de calorías. Gracias a la ciencia, ahora sabemos que muchos factores ponderados son los que conforman tu perfil corporal. Entre esos factores se encuentran las enzimas digestivas. Si bien los científicos han estado estudiando los efectos de las enzimas digestivas en nuestra salud durante décadas, sólo estudios recientes han podido identificar con mayor claridad el rol fundamental de las enzimas digestivas y la pérdida de peso.

Ahora exploraremos la verdadera naturaleza de la pérdida de peso y lo que las enzimas digestivas pueden hacer por tu salud, felicidad y salud digestiva.

 

Este artículo contiene:

¿Cuáles son los factores involucrados en la pérdida de peso?

¿Qué son las enzimas digestivas y cómo funcionan?

Cómo las enzimas digestivas ayudan con la pérdida de peso

Los beneficios de consumir suplementos con enzimas digestivas

¿Cuánto tiempo les toma a las enzimas digestivas ayudar a bajar de peso?

 

¿Cuáles son los factores involucrados en la pérdida de peso?

Tu peso no es una condición independiente. Existen numerosos factores que afectan tu peso, salud y esperanza de vida. Estos factores trabajan en conjunto para crear un complejo rompecabezas de interacciones y reacciones. He aquí un breve resumen de estos factores y cómo influyen en tu pérdida de peso.

 

  • Historial familiar y genes. El peso está relacionado a si uno o ambos padres tienen sobrepeso, así como a una composición genética. Esto puede afectar la cantidad de grasa que almacenas, dónde llevas esa grasa y cuán difícil que es perderla.
  • Raza y etnicidad. Esto se diferencia de los genes porque la raza y el origen étnico juegan un papel en el estilo de vida, las influencias culturales en los alimentos, así como el acceso a nutrientes y la atención médica. [1]
  • Casi todos suben de peso a medida que van envejeciendo. Los adultos que tienen un IMC (índice de masa corporal) normal comenzarán a aumentar de peso cuando sean adultos jóvenes, seguido de una reversión de ese aumento de peso cuando alcancen los 60-65 años de edad.
  • El hecho de que hayas nacido hombre o mujer también puede afectar el dónde y cómo el cuerpo almacena la grasa. Por ejemplo, todos suben de peso alrededor de su cintura. Las mujeres también tienden a subir de peso alrededor del área de las caderas y el trasero.
  • Alimentación y hábitos físicos. La ingesta de alimentos va más allá de las calorías y los tipos de alimentos que consumes. El cómo comes (por ejemplo, bocadillos durante todo el día, comida en exceso, ayuno) y cuándo comes (por ejemplo, desayuno temprano por la mañana, cenas o meriendas tardías, períodos largos o cortos entre comidas) también son cruciales. Las actividades, incluyendo el cómo y cuándo estás activo, también juegan un papel importante.
  • La cantidad de sueño, la calidad del sueño y cuando duermes de acuerdo con tus biorritmos naturales y edad, todo esto juega un papel en tu peso. [2] Por ejemplo, hay más probabilidades de que aquellos que duermen menos de lo requerido coman más y elijan alimentos con alto contenido calórico. [3]
  • Estrés. Más allá de la cantidad de estrés en tu vida, el peso aumentará o disminuirá de acuerdo con las formas en las que un individuo pueda lidiar con el estrés. [4]
  • Condiciones médicas. Si bien la obesidad es el resultado del aumento de peso, existen afecciones médicas que realmente causan obesidad, tales como tumores suprarrenales, lesiones hipofisarias y algunas enfermedades.
  • Un efecto secundario común de muchos, si no de la mayoría de los medicamentos, es el aumento de peso.
  • Salud digestiva y endocrina. Éste es apenas un término general para las muchas influencias sobre la salud y el peso que se derivan de los sistemas digestivo [5] y endocrino [6]. Éstos pueden incluir bacterias intestinales, enzimas digestivas y hormonas.

¿Cuáles son las enzimas digestivas y cómo funcionan?

En pocas palabras, las enzimas son un tipo especial de molécula proteica que facilita reacciones químicas específicas para así facilitar la descomposición química de los alimentos y convertirlos en componentes más pequeños que tu cuerpo pueda absorber. Existen diferentes tipos de enzimas que descomponen diferentes tipos de alimentos o nutrientes.

El sistema digestivo está conformado por varios órganos que ayudan a descomponer los alimentos y convertirlos en carbohidratos, grasas, proteínas, azúcares y vitaminas. Existen diferentes enzimas en diferentes puntos del sistema digestivo con el fin de encontrar los alimentos que deben ser descompuestos en el momento adecuado del proceso digestivo.

Cuando tu cuerpo no produce suficientes enzimas digestivas, esos compuestos que normalmente son descompuestos, pasan al intestino grueso y, en ocasiones, al intestino delgado, provocando la aparición de síntomas de molestares digestivos. Esto incluye gases, hinchazón, diarrea y más.

Aún más importante que simplemente sentirse incómodo, cuando las partículas de alimentos no digeridos pasan a los intestinos, en lugar de ser descompuestas y utilizadas por tus enzimas digestivas, se priva a tu cuerpo de los nutrientes esenciales y energía que necesita para poder funcionar. Además, las partículas pueden ingresar al torrente sanguíneo, provocando que el cuerpo ataque estas partículas no identificadas como si fueran patógenos. Esto le añade una carga extra al sistema inmunológico e incluso puede conducir a trastornos autoinmunes.

Tu cuerpo produce varios tipos de enzimas digestivas con el fin de aprovechar los nutrientes de tus alimentos. Existen tres tipos principales de enzimas digestivas.

 

Amilasas

Una de las tres enzimas principales, las amilasas descomponen los carbohidratos. Se fabrican en las glándulas salivales con el fin de ayudar con la descomposición de los alimentos a medida que ingresan al sistema digestivo. También se fabrican en el páncreas para así completar el proceso digestivo. La amilasa es la responsable de la descomposición de los almidones y su conversión en azúcares simples.

Aquellos que sufren de una deficiencia de amilasa terminarán con moléculas de carbohidratos sin digerir pasando a través del colon. En lugar de ser descompuestos por la amilasa, estos carbohidratos serán descompuestos por las bacterias y los microbios en los intestinos. A esas alturas, los carbohidratos comenzarán a fermentarme, produciendo agua y carbono, lo cual provocará gases, hinchazón y diarrea.

Por esta razón, consumir un suplemento con amilasa te ayudará a gozar de una digestión adecuada de almidones y carbohidratos, protegiendo el sistema digestivo de estrés innecesario.

 

Proteasa

La enzima, proteasa, tiene como tarea el descomponer la proteína en aminoácidos y péptidos pequeños. Los aminoácidos son las proteínas fundamentales que desempeñan un papel vital en la síntesis de hormonas y neurotransmisores. Los péptidos son la cadena de aminoácidos responsable de una piel sana.

Tu cuerpo, el páncreas para ser específico, naturalmente produce menos enzimas proteasas, o cualquier otra enzima, a medida que envejeces. Esto nos puede dejar a muchos con una deficiencia que deja fragmentos de proteínas no digeridas en el sistema digestivo. Desafortunadamente, estas moléculas proteicas pueden volverse tóxicas con el tiempo y se han relacionado con afecciones graves como el cáncer de colon. [7]

Cuando consumes suplementos que contienen esta enzima digestiva, le quitas al páncreas una carga considerable de estrés al intentar producir la proteasa por sí solo. Estudios han demostrado que los suplementos con proteasa también reducen la posibilidad de desarrollar alergias a la carne y los síntomas que aparecen con las mismas.

 

Lipasas

Las enzimas lipasas son las responsables de la descomposición de la grasa y su posterior conversión en glicerol y ácidos grasos. Está hecho por células en el estómago y el páncreas. Con la ayuda de las lipasas, tu cuerpo puede absorber nutrientes vitales solubles en grasa, incluyendo la vitamina A, D, E, K y ácidos grasos esenciales.

Una carencia de enzimas digestivas de lipasa puede provocar que las grasas sin digerir pasen por los intestinos. Ya que tu tracto gastrointestinal sufre debido a la excesiva cantidad de grasa, puedes llegar a experimentar calambres y heces grasas. Una constante insuficiencia de lipasa puede causar afecciones médicas, tales como el síndrome del intestino permeable y el síndrome del intestino irritable. Tener problemas de deficiencia de lipasa a largo plazo puede conducir a la desnutrición. También puede significar que las células productoras de lipasa en el páncreas estén dañadas, lo que puede indicar la presencia de una de las enfermedades crónicas que causan daño al páncreas, como la fibrosis quística.

Cuando consumes un suplemento con lipasa, no sólo estás evitando las molestias; estás reduciendo la probabilidad de desarrollar varios síndromes y desnutrición.

 

Cómo las enzimas digestivas ayudan a perder peso

Si bien el consumo de enzimas digestivas no nos garantiza bajar de peso, éstas son un factor importante para el control del peso. Aunque cada enzima tiene una función específica, existen problemas comunes que surgen cuando el cuerpo tiene dificultades para producir enzimas.

 

Absorción de nutrientes

Las enzimas digestivas son responsables de la descomposición de los alimentos y de convertirlos en vitaminas y nutrientes que puedas absorber y utilizar. Cuando una disfunción genera un problema con tus enzimas, limita tu capacidad de absorber nutrientes vitales. Con el tiempo, los problemas continuos con la digestión pueden crear una serie de enfermedades crónicas y un ciclo poco saludable de deficiencia de nutrientes. Finalmente, tus células se inflamarán y se estarán desnutridas. Experimentarás retención de líquidos. Y padecerás de acumulación de residuos.

Los malos hábitos alimenticios, como comer alimentos procesados, azúcares refinados, comida rápida y alimentos con aditivos y conservadores, pueden desencadenar e imitar el mismo ciclo nada saludable. Consumir un suplemento con enzimas digestivas te ayudará a contrarrestar un círculo vicioso desarrollado a partir de malos hábitos. Los suplementos te ayudarán a optimizar la absorción de nutrientes y pueden reducir o eliminar los síntomas de toxicidad, tales como gases, hinchazón, estreñimiento y diarrea.

 

Regularización de la función intestinal

Cuando el cuerpo no es capaz de digerir los alimentos adecuadamente, puede provocar una serie de problemas que pueden hacer que aumentes de peso. Una mala digestión se traduce en inflamación y un aumento en el peso del agua corporal. También se tradujo en una acumulación de residuos. El colon promedio puede contener hasta diez libras de heces retenidas. Esto no sólo provoca inflamación y un aumento en el peso del agua corporal, sino que también puede conducir a un aumento de grasa en el cuerpo.

Una función digestiva ineficiente ralentiza el metabolismo, lo cual a su vez conduce a un aumento en la producción de grasa y al aumento general de peso graso en todo el cuerpo. Cuando le añades enzimas digestivas a tu dieta, lo que haces es ayudarle a tu cuerpo a regular el paso de desechos, reduciendo así el peso de agua corporal y la inflamación, lo que lleva al mantenimiento de un peso saludable.

 

Un microbioma más saludable

Una dieta deficiente le puede causar un daño constante al delicado balance de microorganismos que tu cuerpo está intentando mantener. Estos microorganismos conservan tu cuerpo en buen estado, no solamente tu sistema digestivo.

El microbioma de tu cuerpo, cuando éste se coloca en un estado de desequilibrio, puede debilitar todos los demás sistemas del cuerpo. Por ejemplo, tu sistema inmunológico experimentará un estado de debilidad, dejándolo vulnerable a enfermedades y padecimientos, además de limitar su capacidad de sanación de heridas y recuperarse de las enfermedades. Puede generar problemas importantes para tu neurología. [8] Puede provocar la aparición de toxinas en la sangre y mucho más.

Incluir enzimas digestivas en tu dieta puede ayudarte a restablecer el equilibrio de tu microbioma, optimizando la salud en general de todos tus sistemas.

 

Los beneficios de consumir suplementos con enzimas digestivas

Los beneficios de consumir suplementos para tus funciones enzimáticas pueden mejorar significativamente tu salud en general. [9] Los suplementos con amilasa te ayudarán con la digestión de almidones y carbohidratos. Los suplementos con proteasa reducen la posibilidad de presentar alergias a la carne y le ayudan a tu cuerpo a procesar las proteínas de manera más eficiente.

Los suplementos de enzimas también nos alivian del estrés y la tensión críticos que se ejercen sobre los órganos digestivos, particularmente el páncreas, el cual crea y regula más enzimas.

Los suplementos, en combinación con los probióticos, ayudan al cuerpo a optimizar la absorción de los nutrientes, eliminar toxinas y reducir los síntomas comunes que se asocian con el aumento de peso, gases, hinchazón, estreñimiento, inflamación, alergias a ciertos alimentos y peso de agua.

Puedes consumir suplementos enzimáticos para así restablecer el equilibrio de tu delicado microbioma, lo cual impacta significativamente en todos los sistemas del cuerpo, lo que lleva a la prevención de enfermedades, a mejorar la salud mental, a evitar la desnutrición y a optimizar la salud en general.

El agregar enzimas digestivas a tu régimen de suplementos, puede llevarte a una vida más saludable y te ayudará a controlar tu peso de manera efectiva.

Cuando estés en busca de los suplementos correctos, ten en cuenta que muchas enzimas dependen de las interacciones entre sí para digerir mejor tus alimentos. En lugar de buscar algo que complemente una sola enzima, escoge un suplemento de enzimas digestivas de calidad que incluya varias enzimas. Además de las tres primeras, existen estas otras enzimas comunes que vale la pena utilizar.

  • Alfa-galactosidasa. Una enzima que ayuda al cuerpo a digerir las legumbres.
  • Beta-glucanasa. Esta enzima ayuda con la digestión de la levadura.
  • Celulasa, hemicelulosa y xilanasa. Éstas ayudan con la digestión de la fibra.
  • Lactasa. Una enzima importante que te ayuda a digerir los azúcares de los lácteos.
  • Fitasa. Ésta asegura la digestión del ácido fítico.

 

¿Cuánto tiempo les toma a las enzimas digestivas en ayudar con la pérdida de peso?

Si bien no hay un plazo que pueda garantizarse para todos, el cuerpo se adapta a los suplementos con relativa rapidez. En general, todos tendrán una respuesta distinta. No obstante, el plazo promedio para obtener resultados es de dos a tres semanas. Hay que tener en cuenta que para que éstas funcionen correctamente, los suplementos deben tomarse con regularidad, de acuerdo con las instrucciones, y en combinación con hábitos alimenticios saludables y un estilo de vida activo.

Esforzarse en bajar de peso es toda una aventura. Es fácil llegar a frustrarse. Muchos se rinden. Sin embargo, comprender el papel de los alimentos y nuestra salud es vital. Descubrir cómo tu cuerpo procesa los alimentos, así como el papel de las enzimas digestivas en tu nutrición, en todo tu cuerpo y en tu salud en general, puede ser innovador ya que puedes elegir los mejores suplementos para perder peso. Ahora que lo sabes, elegir el suplemento digestivo adecuado no sólo mejora tu salud digestiva y te ayuda a alcanzar tus objetivos en cuanto a la pérdida de peso. Elegir el suplemento adecuado tendrá un impacto significativo en tu salud general.

 

 

References:

[1] Flegal KM, Kruszon-Moran D, Carroll MD, Fryar CD, Ogden CL. Trends in obesity among adults in the United States, 2005 to 2014. JAMA. 2016;315(21):2284–2291.

[2] St-Onge MP. Sleep-obesity relation: underlying mechanisms and consequences for treatment. Obesity Reviews. 2017;18(suppl 1):34–39.

[3] Hirshkowitz M, Whiton K, Albert SA, et al. National Sleep Foundation’s updated sleep duration recommendations: final report. Sleep Health. 2015;1(4):233–243.

[4] Block, J. P., He, Y., Zaslavsky, A. M., Ding, L., & Ayanian, J. Z. (2009). Psychosocial stress and change in weight among US adults. American journal of epidemiology, 170(2), 181–192.

[5] König, J., Wells, J., Cani, P. D., García-Ródenas, C. L., MacDonald, T., Mercenier, A., … Brummer, R. J. (2016). Human Intestinal Barrier Function in Health and Disease. Clinical and translational gastroenterology, 7(10), e196.

[6] Patrice D Cani, Elodie Lecourt, (2009). Gut microbiota fermentation of prebiotics increases satietogenic and incretin gut peptide production with consequences for appetite sensation and glucose response after a meal, The American Journal of Clinical Nutrition, 90(5), 1236–1243.

[7] Koch S., Anthonsen D., Skovbjerg H., Sjöström H. (2004) On the Role of Dipeptidyl Peptidase IV in the Digestion of an Immunodominant Epitope in Celiac Disease. In: Back N., Cohen I.R., Kritchevsky D., Lajtha A., Paoletti R. (eds) Dipeptidyl Aminopeptidases in Health and Disease. Advances in Experimental Medicine and Biology, vol 524. Springer, Boston, MA

[8] Griffiths, J.A., Mazmanian S.K., (2018). Emerging evidence linking the gut microbiome to neurologic disorders, Genome Medicine, 10(98).

[9] Jaclyn M. Omara, Yen-Ming Chana, Mitchell L. Lactobacillus fermentum and Lactobacillus amylovorus as probiotics alter body adiposity and gut microflora in healthy persons. Journal of Functional Foods. Volumen 5, edición 1, enero 2013, páginas 116–123.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *