Salud

Probióticos vs. Prebióticos: ¿Cuál es la diferencia?

probiotics vs prebiotics

Los probióticos y los prebióticos son esenciales para gozar de una buena salud y una gran calidad de vida. Probablemente estés familiarizado con los probióticos, las bacterias promotoras de salud que viven en tu tracto digestivo, pero más recientemente se ha hablado mucho acerca de los prebióticos.

Los prebióticos son igualmente importantes para la salud y tienen un impacto significativo en tu bienestar. Pero ¿cuál es la diferencia? Echemos un vistazo de cerca …

¿Qué es un prebiótico?

Un prebiótico es una forma de fibra no digerible que estimula la actividad de los probióticos. Si bien es cierto que todos los prebióticos son fibra, no todos los tipos de fibra son prebióticos. Quizás la forma más sencilla de ver a los prebióticos es como el alimento de las bacterias probióticas.

Los investigadores han definido tres cualidades que determinan si una fibra es prebiótica o no. para ser un prebiótico, una fibra debe:

– Sobrevivir a los ácidos estomacales y a la digestión en el intestino delgado

– Fermentarse en el intestino grueso

– Estimular el crecimiento y/o la acción de las bacterias intestinales o probióticas que le brindan soporte a tu salud.

Dado que los prebióticos alimentan a los probióticos, es crucial consumir suficiente fibra prebiótica como parte de nuestra dieta. Cuando lo hayas hecho, estarás ayudando a las buenas bacterias probióticas que viven en tu tracto digestivo, lo que se traduce en una mejor digestión y en increíbles beneficios a la salud.

Beneficios de los prebióticos y probióticos

Se ha demostrado que los probióticos tienen un impacto sorprendente en todos los aspectos de la salud humana. Los investigadores han descubierto que obtener y mantener niveles saludables de probióticos:

  • Mejora la digestión
  • Disminuye los malestares digestivos tales como gases, hinchazón e indigestión
  • Reduce la inflamación en el colon
  • Protege los intestinos de las personas sensibles al gluten de sufrir algún daño
  • Limita o previene las alergias a los alimentos

¡Y ésos son solamente los beneficios digestivos de los probióticos! Estos probióticos tienen que ver con todo tu cuerpo e incluso con cómo te sientes. Los estudios muestran que los probióticos –

  • Mejoran el pensamiento y el razonamiento
  • Protegen la memoria (investigadores se toparon con resultados «significativos» en aquellos que consumen probióticos)
  • Promueven un estado de ánimo positivo
  • Impulsan tu sistema y respuesta inmunológicos
  • Te hacen más resistente a los virus del resfriado
  • Mejoran tu habilidad para lidiar con el estrés
  • Fortalecen los huesos al aumentar la masa ósea
  • Promueven niveles saludables de azúcar en la sangre y te protegen del hígado graso
  • Ofrecen protección general para el hígado
  • Ayudan con la pérdida de peso

Ahora, siendo que los prebióticos son compatibles con los probióticos de tu tracto digestivo, indirectamente ellos deberían de impulsar todos estos beneficios a la salud. Sin embargo, los investigadores informan que consumir prebióticos está asociado a beneficios a la salud que sólo ellos pueden ofrecer.

En una investigación, tomar prebióticos redujo el apetito y la sensación de hambre en un ensayo controlado utilizando placebo en niños con sobrepeso, otros beneficios a la salud según los investigadores incluyen:

  • Reducir el riesgo de sufrir enfermedades del corazón
  • Mejorar los niveles de azúcar en la sangre
  • Promover la regularidad y la salud intestinal
  • Mantener un peso corporal saludable
  • Ayudar a reducir la inflamación en todo el cuerpo
  • Aumentar la absorción de vitaminas, minerales y otros nutrientes

Algunos investigadores han estudiado el efecto de los suplementos que incluyen tanto prebióticos como probióticos y una investigación concluyó que tal combinación disminuyó la inflamación y mejoró la salud del hígado al reducir el impacto de la enfermedad del hígado graso en pacientes con peso corporal normal. En otro estudio, los investigadores encontraron que la combinación mejoraba la fertilidad masculina e investigaciones adicionales sugieren que la combinación potencia muchos de los beneficios a la salud mencionados anteriormente.

Según dicho estudio, no es prebióticos vs. probióticos; debería ser prebióticos y probióticos porque implemente los necesitas a ambos.

Clases y mejores fuentes de prebióticos

Como se señaló anteriormente, no todas las fibras proporcionan beneficios prebióticos. Científicos identificaron que las siguientes fibras cumplen con los tres requisitos para calificar como prebióticos:

  •  Inulina
  •  Lactulosa
  •  Galactooligosacáridos (GOS)
  •  Psyllium
  •  Dextrina de trigo
  •  Betaglucano
  •  Pectina
  • Polidextrosa
  • Fructooligosacáridos (FOS)

Esta lista resulta útil en caso de que estés evaluando un suplemento, especialmente uno que contenga algún prebiótico, este debe contener uno de éstos.

En cuanto a alimentos, la mayoría de las frutas y verduras proporcionan cierta cantidad de fibra prebiótica. Los alimentos identificados por los científicos por ser las mejores fuentes de fibra prebiótica incluyen:

  • Espárragos
  • Puerros
  • Achicoria
  • Alcachofas de Jerusalén, pataca o tupinambo
  • Avena
  • Cebollas
  • Trigo
  • Soya
  • Ajo
  • Plátano
Necesitas de los prebióticos y probióticos

De acuerdo con arqueólogos, el cazador-recolector, en promedio, comía alrededor de 135 gramos de fibra prebiótica al día; eso está dista mucho del promedio de 15 gramos de fibra que un adulto promedio consume diariamente en la actualidad, e incluso de la recomendación de la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA) de 25 a 30 gramos al día de alimentos en sí (en lugar de suplementos).

Para obtener la fibra necesaria, la respuesta fácil es más frutas y verduras; sin embargo, no se puede lograr de la noche a la mañana y puede ser difícil en el mundo moderno. Y para garantizar el sacarle el máximo provecho a la fibra prebiótica que comes, es importante mantener niveles altos y saludables de probióticos.

Si decides tomar un suplemento probiótico además de consumir alimentos probióticos como yogurt, kéfir, chucrut, sopa de miso o cualquier otro alimento probiótico a tu alcance, trata de encontrar alguno que incluya un prebiótico. La presencia de un prebiótico aumenta la probabilidad de que las bacterias probióticas que estás tomando se establezcan en el tracto digestivo, donde pueden proporcionar sus increíbles beneficios a la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *