Envío gratis a partir de compras superiores a $150

GARANTÍA POR 45 DÍAS

Selecciona país e idioma

Protégete de las radiaciones de tu teléfono celular. Comprar aquí

¿Qué es la radiación electromagnética (REM)?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

La radiación electromagnética (REM) es una forma de energía que está a nuestro alrededor y adopta muchas formas, como ondas de radio, microondas, rayos X y rayos gamma.

¿Qué son los campos electromagnéticos?

La radiación electromagnética (REM) se compone de ondas de energía eléctrica y magnética que se mueven a la velocidad de la luz. Toda la energía electromagnética se encuentra en algún lugar del espectro electromagnético, que abarca desde la radiación de frecuencia extremadamente baja (ELF) hasta los rayos X y rayos gamma.

Hay dos tipos de radiación electromagnética:

Radiación ionizante

Este tipo de radiación contiene suficiente energía electromagnética para eliminar átomos y moléculas de los tejidos y alterar las reacciones químicas del cuerpo. Los rayos gamma y los rayos X son dos formas de radiación ionizante. Sabemos que causan daño. Por ello, usamos un chaleco de plomo cuando nos toman radiografías de nuestro cuerpo.

Radiación no ionizante

Se dice que la radiación no ionizante es “segura”, ya que provoca cierto efecto térmico, pero no lo suficiente como para causar signos de daño inmediato a los tejidos. La energía de radiofrecuencia, la luz visible y la radiación de microondas se consideran no ionizantes.

Todos los dispositivos electrónicos emiten formas de campos electromagnéticos al pasar la corriente a través de un circuito para realizar su función. Por supuesto, estos niveles varían según el propósito del dispositivo, pero independientemente de su función, producen alguna forma de CEM y estos CEM se consideran “radiación”, que es un subproducto de la transmisión de energía.

El término “radiación de campos electromagnéticos” del que tanto escuchamos se refiere con mayor frecuencia a la radiación no ionizante de baja frecuencia. Es importante comprender que hay dos tipos de campos electromagnéticos.

Frecuencia extremadamente baja (ELF)

Se trata de la radiación que producen los dispositivos electrónicos que utilizan un enchufe o una batería para alimentarse. Proporcionan cierto tipo de función informática como conectarse a Internet, mostrar paneles de luz, hacer llamadas telefónicas, etcétera.

Estas funciones informáticas generan una corriente eléctrica dentro de sus componentes, creando lo que se conoce como campos electromagnéticos. Este tipo de campos electromagnéticos se denominan frecuencia extremadamente baja (ELF).

Radiofrecuencia (RF)

Esta es la radiación que producen los transmisores inalámbricos que encontramos en nuestros dispositivos wifi o celulares. A estas señales se les llama señales de radiofrecuencia (RF) y, a menudo, se les conoce como señales de microondas (MW).

Las señales de RF se pueden transmitir a muchos niveles de potencia y frecuencias distintos. Por ejemplo, las señales de celulares pueden recorrer varias millas, mientras que las señales wifi viajan por debajo de los 100 pies.

Para adaptarse a estas capacidades de distancias variables, los dispositivos electrónicos deben generar diferentes niveles de potencia.

La electricidad produce magnetismo

Con el rápido movimiento de los electrones, la electricidad se genera en una dirección y el magnetismo en otra. El resultado es energía que se mueve en dos direcciones diferentes. La energía producida por la electricidad se mueve sobre un eje x y a lo largo del lado perpendicular, en un ángulo de 90 grados, tienes el campo magnético generado.

Los campos de energía que se generan viajan en ondas, y los diferentes niveles de estas ondas se miden y se ordenan en consecuencia en el espectro de radiación electromagnética, como se puede ver en la siguiente ilustración.

Las ondas en el lado izquierdo de la imagen son ondas de menor energía, y se vuelven cada vez mayores conforme se mueven hacia el lado derecho de la imagen. La radiación ionizante se considera “peligrosa” debido a su efecto ionizante inmediato en el ADN. Sin embargo, en varios estudios continuos se ha encontrado que la radiación no ionizante que emiten los dispositivos electrónicos también puede tener efectos negativos en la salud de los seres humanos, ya que sus efectos son acumulativos y no necesariamente tan inmediatos.

La radiación no ionizante de baja energía (CEM) incluye dispositivos electrónicos como teléfonos celulares, computadoras, bluetooth y torres de telefonía celular.

La radiación ionizante de alta energía incluye los rayos X y los rayos gamma. Este tipo de radiación causa un daño inmediato al ADN y a la estructura celular. Un ejemplo más evidente sería una explosión nuclear.

La radiación no ionizante es de baja energía y no se considera peligrosa, a diferencia de la radiación ionizante, debido a un “factor de calor muy bajo”. Sin embargo, los efectos de la radiación no ionizante son acumulativos, y es el efecto acumulativo el que supone un enorme “riesgo para la salud”.

Las estadísticas son abrumadoras:

  • Hay 2700 millones de usuarios de teléfonos inteligentes en todo el mundo.
  • Hay 4400 millones de usuarios de Internet activos, lo que equivale al 57 % de la población mundial.
  • El 77 % de los estadounidenses tienen teléfonos inteligentes.

La popularidad de los dispositivos electrónicos está en continuo crecimiento, y el tiempo dedicado a su uso también va en aumento.

Según una encuesta reciente de Nielsen, en promedio, los estadounidenses pasan más de once horas al día usando sus dispositivos electrónicos.

TIEMPO PROMEDIO DE USO AL DÍA DE UN ADULTO MAYOR DE DIECIOCHO AÑOS

Basado en la población total de los Estados Unidos

Nota: Puede ocurrir cierta cantidad de uso simultáneo en varios dispositivos.

Fuente: Q1 2018 Nielson Total Audience Report.

Copyright 2018 The Nielson Company (US), LLC. Todos los derechos reservados.

El tiempo que las personas dedican a ver la televisión en vivo se ha mantenido relativamente constante, pero el tiempo que dedican a los dispositivos conectados al televisor, así como a las aplicaciones en los teléfonos inteligentes, ha aumentado drásticamente.

Los adultos mayores de dieciocho años pasan más de once horas al día interactuando con los medios en Internet, de una forma u otra. A medida que continúan surgiendo nuevas plataformas, esta tendencia sigue creciendo a un ritmo sin precedentes.

Impacto de los CEM

Existen cada vez más pruebas en las que se muestra que la exposición a las radiaciones no ionizantes durante períodos prolongados puede causar graves problemas de salud. En su mayor parte, la “revolución celular” aún debe considerarse en su fase inicial.

El impacto es notorio

La radiación no ionizante parece “cosa pequeña”, pero durante un período prolongado se va acumulando. Las personas no solo usan con frecuencia sus dispositivos muy cerca del cuerpo, sino que la cantidad de tiempo que los usan también ha aumentado. Para muchos, esta exposición constante a los campos electromagnéticos se ha extendido bastante por más de una década y los efectos son notorios.

En estudios en los que se utiliza la microscopia de campo oscuro se muestra que la radiación CEM de baja energía puede tener un impacto inmediato en la biología de nuestras células, independientemente de la capacidad de los campos electromagnéticos para calentar las células.

La imagen de la izquierda muestra glóbulos rojos que han estado expuestos a la radiación de campos electromagnéticos de un teléfono celular durante 2 minutos. Se puede observar la aglomeración y el daño en las células.

La imagen de la derecha muestra los glóbulos rojos protegidos por un neutralizador de Aulterra, que se colocó durante dos minutos en el teléfono celular. Se puede observar una diferencia impresionante. Las células están oxigenadas y fluyen libremente. Así es como los glóbulos rojos normales deben verse.

Células sanguíneas en vivo

La radiación no ionizante parece “cosa pequeña”, pero durante un período prolongado se va acumulando. Las personas no solo usan con frecuencia sus dispositivos muy cerca del cuerpo, sino que la cantidad de tiempo que los usan también ha aumentado. Para muchos, esta exposición constante a los campos electromagnéticos se ha extendido bastante por más de una década y los efectos son notorios.

En estudios en los que se utiliza la microscopia de campo oscuro se muestra que la radiación CEM de baja energía puede tener un impacto inmediato en la biología de nuestras células, independientemente de la capacidad de los campos electromagnéticos para calentar las células.

La imagen de la izquierda muestra glóbulos rojos que han estado expuestos a la radiación de campos electromagnéticos de un teléfono celular durante 2 minutos. Se puede observar la aglomeración y el daño en las células.

La imagen de la derecha muestra los glóbulos rojos protegidos por un neutralizador de Aulterra, que se colocó durante dos minutos en el teléfono celular. Se puede observar una diferencia impresionante. Las células están oxigenadas y fluyen libremente. Así es como los glóbulos rojos normales deben verse.

Expuestas a la radiación de un teléfono celular durante 2 minutos.

Sin protección

Con la protección del Dije Energético de AulterraTM

La imagen de la izquierda muestra glóbulos rojos que han estado expuestos a las radiaciones electromagnéticas de un teléfono celular. Se pueden observar las células dañadas y su aglomeración. La imagen de la derecha muestra los glóbulos rojos protegidos por el Dije Energético de Aulterra, los cuales están oxigenados y se mueven libremente. Así es como deben verse los glóbulos rojos.

Hay muchas alteraciones que tienen lugar dentro de la biología de nuestras células cuando se exponen a la radiación de los campos electromagnéticos. Las células se aglomeran y pierden su integridad, lo que inhibe el movimiento del oxígeno así como los impulsos de corriente eléctrica, lo que interrumpe la comunicación y, básicamente, crea confusión en el ambiente de nuestro microbioma.

Hay cada vez más investigaciones donde se muestra que puede haber muchos efectos negativos en el cuerpo humano como consecuencia de la exposición a los CEM, y los riesgos para nuestra salud son muy reales.

En 1996, la Organización Mundial de la Salud estableció el Proyecto Internacional CEM para evaluar la evidencia científica respecto a los posibles efectos adversos en la salud relacionados con los campos electromagnéticos y, hasta la fecha, esta labor continúa.

Por supuesto, muchos dispositivos electrónicos que producen campos electromagnéticos son productos relativamente nuevos, y aún no se han publicado las implicaciones para la salud a largo plazo. Nos faltan años, incluso décadas, para tener conclusiones científicas definitivas sobre las repercusiones totales de la exposición a los campos electromagnéticos.

Se cree que el mejor enfoque es el preventivo. En caso de duda, toma medidas de precaución:

Utiliza neutralizadores Aulterra™ en todos tus dispositivos electrónicos. Limita el uso de los dispositivos electrónicos.Mantente a distancia en la medida de lo posible.

¡El único producto que neutraliza el 100% de la efectos perjudiciales de los campos electromagnéticos en el ADN humano!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar al día? ¡Suscríbete a nuestro boletín!

Carrito

VeganRecipes by AlidaVegan