Envió gratuito en órdenes superiores a $150*

GARANTÍA POR 45 DÍAS

Hemos cambiado la fecha de consumo de nuestros productos. — Más Información.

Enzimas digestivas: la clave para una digestión saludable

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Resumen del artículo

  • Conoce por qué las enzimas digestivas son muy importantes para tu salud
  • Descubre de qué manera lo que hacen va mucho más allá de la digestión
  • Explora los beneficios de mantener altos tus niveles de enzimas digestivas
  • Descubre cómo aumentar tus enzimas digestivas
  • Entérate de cuáles alimentos ayudan más
  • Descubre cómo obtener el máximo provecho de los suplementos de enzimas digestivas
  • Obtén la respuesta a la pregunta: ¿Enzimas digestivas o probióticos?

Sin las enzimas digestivas, no podríamos digerir ni un solo bocado. Los ácidos gástricos reciben mucha atención, pero su finalidad es activar las enzimas digestivas y favorecer su actividad. La digestión, es decir, la descomposición y absorción de los alimentos, sucede gracias a la actividad de las enzimas digestivas.

Para una digestión saludable, necesitas asegurarte de tener muchas enzimas digestivas. Por lo general, esto no es problema si eres joven, pero sí puede llegar a serlo con la edad.

En este artículo exploraremos por qué la edad desempeña un papel, además de:

  • Qué son las enzimas digestivas
  • Qué es lo que hacen
  • Los beneficios que te brindan las enzimas digestivas
  • Cómo aumentar tus niveles de enzimas digestivas, si es necesario
  • Alimentos que puedes comer para ayudar a la digestión
  • Cuándo tomar suplementos de enzimas digestivas
  • Cómo tomarlos
  • Si debes elegir entre enzimas digestivas o probióticos

¡Comencemos!

¿Qué son las enzimas digestivas?

Las enzimas digestivas son moléculas de proteínas complejas que tu cuerpo utiliza para descomponer los alimentos durante la digestión. Hay tres clases principales de enzimas digestivas:

  • Aquellas como la amilasa, la lactasa y otras, que descomponen los carbohidratos
  • Las proteasas que descomponen las proteínas
  • Las lipasas que descomponen las grasas

Tu cuerpo, específicamente el páncreas y el hígado, produce la mayoría de tus enzimas digestivas. También puedes obtener enzimas digestivas de los alimentos que comes.

Cuando comes, las enzimas digestivas empiezan a trabajar de inmediato.

  • Esto empieza en la boca, al masticar. La saliva contiene amilasa, la cual comienza la digestión del azúcar.
  • La digestión continúa en el estómago, donde los ácidos gástricos empiezan a descomponer las proteínas.
  • El intestino delgado continúa el proceso donde las enzimas digestivas en la bilis descomponen las grasas, mientras se siguen descomponiendo los azúcares y las proteínas.

Además de descomponer los alimentos, las enzimas digestivas también ayudan en la absorción de nutrientes. Y, actualmente, los investigadores han descubierto que la digestión y la salud intestinal juegan un papel aún más importante de lo que podríamos haber pensado en nuestra salud general.

¿Qué es lo que hacen?

El proceso de digestión implica desbloquear y liberar los nutrientes de los alimentos que comes. Cada enzima actúa como una llave para desbloquear y separar moléculas químicamente unidas entre sí.

A estas moléculas las conocemos como nutrientes. Las enzimas hacen posible la reacción química de separación.

Sin las enzimas, no ocurrirían dichas reacciones y no se digerirían los alimentos. Tampoco podrías mover (absorber) los nutrientes a lo largo del revestimiento del intestino delgado y hacia tu torrente sanguíneo.

Las enzimas digestivas también ayudan en la descomposición y eliminación de desechos que pueden acumularse en el tracto digestivo.

En resumen, desde la primera mordida hasta el último tramo de tu intestino delgado, las enzimas digestivas son la fuerza detrás de la digestión y absorción de los alimentos, así como de la eliminación de desechos para mantener sano tu tracto digestivo.

Beneficios de las enzimas digestivas

A primera vista, los beneficios de las enzimas digestivas pueden ser claros: la digestión y la absorción de nutrientes de los alimentos para mantenerte sano, con mucha energía y con la mente clara.

Las enzimas digestivas hacen mucho más, especialmente con relación a tu calidad de vida. Por ejemplo:  

  • Al descomponer los alimentos, evitan que ciertas piezas no digeridas de alimentos causen gases e hinchazón.
  • Al digerir los azúcares, evitan la acumulación en el intestino y eliminan una fuente alimenticia de bacterias dañinas como pylori y especies invasivas como el hongo Candida albicans.
  • Ayudan a las bacterias probióticas en el intestino, al mantener el desarrollo saludable de dichas bacterias benéficas y restringir el desarrollo de bacterias peligrosas Gram negativas que causan daño.

Cómo te sientes todos los días.

Cuánta energía tienes.

Cómo vives.

Cada uno de estos puntos comienza con tu capacidad de digerir los alimentos, de absorber sus nutrientes y de limitar cualquier malestar digestivo que podría persistir después de comer y afectar tu sueño, distraer tu atención o simplemente hacer que te sientas abatido.

Por qué debes aumentar tus niveles de enzimas digestivas, especialmente con la edad

Podrías preguntarte: “Si mi cuerpo produce enzimas digestivas, ¿por qué necesito aumentarlas?”

Hay varias respuestas a esta pregunta:

¿Alguna vez has comido en exceso y experimentado indigestión, gases o hinchazón?

Como la mayoría de nosotros, probablemente respondiste que sí. La razón por la que tuviste esta desagradable experiencia probablemente tuvo que ver con una inundación de tu sistema con más alimento del que puede digerir razonablemente. Los alimentos no digeridos en tu intestino te llevaron a experimentar gases e hinchazón.

¿Tu dieta consiste de 1) alimentos frescos y crudos, 2) alimentos procesados o 3) una mezcla de los dos?

Responder que sí a los números 2 y 3 indica que puedes no estar obteniendo suficientes enzimas digestivas a partir de los alimentos en tu dieta. Los alimentos procesados, cocinados y refinados no contienen enzimas digestivas. Esto genera estrés adicional a tu páncreas e hígado.

Como tu páncreas e hígado dedican más energía a producir enzimas digestivas, tienen menos energía para producir enzimas metabólicas, a veces llamadas enzimas sistémicas o proteolíticas. Tu cuerpo necesita estas enzimas metabólicas para producir energía, para eliminar desechos y toxinas de las células y la sangre, para combatir bacterias y enfermedades y para impulsar eficazmente todos los procesos que requiere para mantenerte con vida.

Cuando comes alimentos frescos y crudos, masticándolos bien, liberas las enzimas de estos alimentos naturales que ayudan en su propia digestión. Esto quita la presión al páncreas y al hígado y les permite satisfacer otras necesidades de tu cuerpo.

De los veinte años en adelante, comenzamos a producir menos enzimas digestivas.

Para la edad de 30, la persona promedio produce un 95% menos de amilasa. Para la edad madura, los adultos producen menos lipasa. Los investigadores incluso han sugerido que los adultos mayores experimentan tal reducción de enzimas digestivas que sufren de desnutrición en cierto grado.[i]

Estas respuestas representan algunas de las causas más comunes hoy día. Independientemente de la razón, mantener un nivel alto de enzimas digestivas es vital.

De lo contrario, los alimentos no digeridos pueden pudrirse y desestabilizar la salud del intestino, lo que lleva a padecer enfermedades como intestino permeable; puedes desarrollar candidiasis, y pierdes el equilibrio de bacterias benéficas (probióticas) y dañinas en el intestino.

La clave es mantener altos tus niveles de enzimas digestivas.

Los síntomas de que puedes tener un nivel deficiente o bajo de enzimas digestivas incluyen:

  • Hinchazón y gases después de comer.
  • Diarrea, puesto que los alimentos pasan por el tracto digestivo demasiado rápido.
  • Heces grasosas, pues no digieres las grasas de los alimentos.
  • Estreñimiento a medida que se retrasa la digestión.
  • Poca energía por la falta de absorción de nutrientes, o por una sobrecarga de tu cuerpo para producir las enzimas digestivas necesarias para procesar los alimentos que comes.
  • “Niebla cerebral”.
  • Mal humor frecuente, ya que se desarrollan desequilibrios de nutrientes.
  • Inflamación en las articulaciones y dolor general que se vuelve parte de tu vida diaria.

Cómo aumentar tus niveles de enzimas digestivas

Para aumentar tus niveles de enzimas digestivas, puedes seguir cuatro prácticos pasos:

  • Mastica los alimentos por completo. Como se mencionó, masticar libera las enzimas de los alimentos frescos. (Deben ser frescos; la cocción desnaturaliza o desactiva las enzimas de las frutas y verduras). Además, al masticar, liberas amilasa a través de la saliva. Así que, entre más mastiques, más azúcares descompones y favoreces la digestión.
  • Come frutas y verduras ricas en enzimas. Mientras que la mayoría de las plantas contienen cierto nivel de enzimas (cuando se consumen frescas y crudas), algunas están repletas de poderosas enzimas, las cuales se ha demostrado que ayudan a la digestión.
  • Toma probióticos. Estas bacterias benéficas favorecen la salud del intestino al ayudar en la digestión. Si bien tu cuerpo produce enzimas digestivas, no produce bacterias probióticas. Estas pueden desarrollarse en tu tracto digestivo y renovarse, pero también necesitas ayudarles al reponerlas con alimentos o suplementos probióticos y prebióticos para lograr una buena salud intestinal y una digestión saludable.
  • Toma enzimas digestivas de origen vegetal. Las enzimas digestivas de origen vegetal pueden sobrevivir al ambiente ácido del estómago mejor que las de origen animal. Al tomar suplementos de enzimas digestivas suministras rápidamente a tu tracto digestivo con lo que necesita para descomponer los alimentos, pues empiezan a funcionar de inmediato.

Alimentos ricos en enzimas para la digestión

Las culturas de todo el mundo han utilizado los siguientes alimentos por su sabor y beneficios nutricionales. También son conocidos por la manera en que ayudan a la digestión.

Estudios recientes han confirmado su utilización como apoyo digestivo. Los investigadores también han identificado que poseen poderosas enzimas digestivas.

Piña

De la piña se obtiene la bromelina. Esta enzima descompone las proteínas y destaca por su apoyo a la digestión.[i]   

Papaya

La gente ha tomado semillas de papaya y ha comido papaya para ayudar a la digestión. Los investigadores han encontrado que la papaya mejora los síntomas como gases, hinchazón, indigestión y colon irritable.[ii] La enzima activa en la papaya es una proteasa llamada papaína, que a menudo se utiliza como ablandador de carne.

Mango

A medida que el mango madura, se vuelve más dulce. Este efecto es causado por las amilasas que contiene, las cuales descomponen los azúcares.

Aguacate

El aguacate es una fruta única por sus altos niveles de ácidos grasos omega-3. Probablemente no sea sorpresa entonces que el aguacate sea rico en lipasas, las enzimas que descomponen las grasas.

Plátano

Como el mango, los plátanos se vuelven más dulces conforme maduran, debido a las amilasas que descomponen los carbohidratos y azúcares.[iii]

Kiwi

El kiwi puede ser popular para algunos por su sabor dulce y fresco, pero también contiene actinidina, una proteasa que también se utiliza como ablandador de carne.[iv] Además de esta potente proteasa, contiene amilasas que hacen que madure, o si lo comes cuando está maduro, ayuda a tu propia digestión del azúcar.[v]

Jengibre

Usado durante siglos para aliviar el malestar de estómago y el colon irritable, el jengibre contiene una proteasa llamada Zingibain, relacionada con la papaína.[vi] Las investigaciones muestran que el jengibre ayuda a que la comida se mueva más rápido por el tracto digestivo y a aliviar náuseas, vómito, estreñimiento, hinchazón y gases, así como a proteger contra úlceras gástricas.[vii],[viii]

Miso

Con el miso obtienes los beneficios de las enzimas digestivas y de los probióticos. Al ser un alimento fermentado hecho de soya, el miso brinda una diversa gama de bacterias probióticas que favorecen la digestión saludable. Las bacterias ofrecen el beneficio adicional de que también suministran enzimas que descomponen las proteínas, las grasas y los azúcares.[ix],[x],[xi]

Kimchi

El kimchi, otro alimento fermentado como el miso, proporciona bacterias probióticas beneficiosas y enzimas, incluidas proteasas, lipasas y amilasas.[xii]

Chucrut

El repollo contiene de forma natural enzimas que ayudan a la digestión. El proceso de fermentación que produce el chucrut propicia las bacterias probióticas ácido-lácticas, Lactobacillus, que suministran enzimas digestivas adicionales. Ciertos estudios informan que comer chucrut favorece una digestión saludable, y los investigadores han encontrado que puede mejorar los síntomas del colon irritable.

¿Cuándo son necesarios los suplementos de enzimas?

Aunque lo ideal sería obtener todas las enzimas digestivas que necesitas a partir de los alimentos, esto puede no ser siempre posible o práctico. Como guía general, los suplementos de enzimas te brindarán los mayores beneficios cuando:

  • Tu dieta no incluye o no puede incluir el consumo diario de verduras y frutas frescas (los niveles de enzimas disminuyen considerablemente al pasar por la cadena de suministro de la granja a la mesa).
  • Con frecuencia comes alimentos refinados, cocinados y procesados.
  • Los gases, la hinchazón y la indigestión se vuelven comunes después de comer.
  • Te estás recuperando de alguna enfermedad.
  • Sufres de estreñimiento.
  • Has tomado antibióticos.
  • Empiezas a desarrollar intolerancias alimentarias, como intolerancia a la lactosa, lo cual puede ser una señal de que no estás produciendo las enzimas necesarias para digerir estos azúcares.
  • Piensas hacer (o has hecho) una comida abundante, como en días festivos, donde puede ocurrir que comas en exceso.
  • Tienes más de 30 años.

Cómo tomar suplementos de enzimas para una digestión saludable

De todos los suplementos, el de enzimas digestivas puede ser el más fácil de tomar.

Para obtener el máximo beneficio, toma la dosis recomendada (por lo general de una a tres cápsulas; una, si es Digest Infused) antes de comer.  

En caso de que se te olvide, puedes tomarlo durante la comida o incluso después. Es mejor tomarlo que no tomarlo.  

Como con cualquier suplemento, podrías preguntarte: ¿tienen efectos secundarios las enzimas digestivas?

Aparte de menos gases, hinchazón, indigestión y de una buena salud digestiva en general, no. Normalmente consumes enzimas de las frutas y verduras frescas que comes. Tu cuerpo recibirá de manera similar un buen suplemento de enzimas digestivas de origen vegetal.

¿Enzimas digestivas o probióticos?

A veces se nos pregunta, ¿qué debo tomar, enzimas digestivas o probióticos? ¿Cuál es mejor?

Bastante simple: necesitas los dos.  

Como señalamos anteriormente, tu cuerpo produce enzimas digestivas, pero con la edad produce menos. La reposición de probióticos es también esencial para una digestión saludable y, de hecho, para una buena salud en general.

Tanto las enzimas digestivas como los probióticos favorecen una digestión saludable, pero lo hacen de diferentes maneras. Las enzimas digestivas descomponen los alimentos y hacen que sea más fácil para tu cuerpo procesar lo que comes. También protegen las bacterias probióticas en el intestino al evitar que los alimentos no digeridos se pudran y creen un ambiente altamente ácido que acabaría con ellas.

Con las enzimas digestivas y probióticos, no se trata de uno o de otro, sino de ambos.

Solo recuerda que, al elegir enzimas digestivas y probióticos, adquiere aquellos que estén limpios, que sean de origen vegetal, que provengan de una instalación certificada con buenas prácticas de fabricación (GMP, por sus siglas en inglés), que sean de alta potencia y que ofrezcan una gran diversidad de enzimas y cepas probióticas para asegurar el máximo efecto.

[1] Rémond D, Shahar DR, Gille D, et al. Understanding the gastrointestinal tract of the elderly to develop dietary solutions that prevent malnutritionOncotarget. 2015;6(16):13858-13898.

[1] Roxas M. The role of enzyme supplementation in digestive disorders. Altern Med Rev. 2008 Dec;13(4):307-14.

[1] Muss C, et al. Papaya preparation (Caricol®) in digestive disorders. Neuro Endocrinol Lett. 2013;34(1):38-46.

[1] Bassinello PZ, et al. Amylolytic activity in fruits: comparison of different substrates and methods using banana as model. J Agric Food Chem. 2002 Oct 9;50(21):5781-6.

[1] Han J, et al. Pre-rigor infusion with kiwifruit juice improves lamb tenderness. Meat Sci. 2009 Jul;82(3):324-30. doi: 10.1016/j.meatsci.2009.02.003. Epub 2009 Feb 14.

[1] Boland M. Kiwifruit proteins and enzymes: actinidin and other significant proteins. Adv Food Nutr Res. 2013;68:59-80. doi: 10.1016/B978-0-12-394294-4.00004-3.

[1] Huang XW, et al. Purification, characterization, and milk coagulating properties of ginger proteases. J Dairy Sci. 2011 May;94(5):2259-69. doi: 10.3168/jds.2010-4024.

[1] Hu ML, Rayner CK, Wu KL, et al. Effect of ginger on gastric motility and symptoms of functional dyspepsia. World J Gastroenterol. 2011;17(1):105–110. doi:10.3748/wjg.v17.i1.105

[1] Haniadka R, et al. A review of the gastroprotective effects of ginger (Zingiber officinale Roscoe). Food Funct. 2013 Jun;4(6):845-55. doi: 10.1039/c3fo30337c. Epub 2013 Apr 24.

[1] Zhao Q, et al. High level production of β-galactosidase exhibiting excellent milk-lactose degradation ability from Aspergillus oryzae by codon and fermentation optimization. Appl Biochem Biotechnol. 2014 Mar;172(6):2787-99. doi: 10.1007/s12010-013-0684-2. Epub 2014 Jan 18.

[1] Chuenjit Chancharoonpong, et al. Enzyme Production and Growth of Aspergillus oryzae S. on Soybean Koji Fermentation. APCBEE Procedia, Volume 2, 2012, Pages 57-61, ISSN 2212-6708. https://doi.org/10.1016/j.apcbee.2012.06.011.

[1] Jinichi Toida, et al. (1995) Purification and Characterization of a Lipase from Aspergillus oryzae. Bioscience,Biotechnology, and Biochemistry, 59:7, 1199-1203, DOI: 10.1271/bbb.59.1199

[1] Wang Y, Wu Y, Wang Y, et al. Antioxidant Properties of Probiotic Bacteria. Nutrients. 2017;9(5):521. Publicado el 19 de mayo de 2017. doi:10.3390/nu9050521

[1] Nielsen ES, et al. Lacto-fermented sauerkraut improves symptoms in IBS patients independent of product pasteurisation – a pilot study. Food Funct. 2018 Oct 17;9(10):5323-5335. doi: 10.1039/c8fo00968f.

Una mezcla completa de enzimas digestivas para una digestión completa de proteínas, carbohidratos y grasas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar al día? ¡Suscríbete a nuestro boletín!

Carrito

VeganRecipes by AlidaVegan