Envió gratuito en órdenes superiores a $150*

GARANTÍA POR 45 DÍAS

Hemos cambiado la fecha de consumo de nuestros productos. — Más Información.

12 remedios caseros para el estreñimiento (que funcionan rápido)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Resumen del artículo

  • Por qué debes acabar rápido con el estreñimiento
  • Cómo puede el estreñimiento hacer que te enfermes
  • Descubre 12 remedios sencillos, naturales y económicos para acabar con el estreñimiento
  • Seis medidas que debes tomar para evitar el estreñimiento
  • Por qué debes tomar probióticos cuando estás en tratamiento con antibióticos
  • Cuándo debes ver al médico

Si estás estreñido, necesitas hacer que todo recupere su movimiento rápido. En este artículo te compartimos cómo deshacerte del estreñimiento con 12 remedios naturales y fáciles de conseguir.

También te daremos algunos consejos sobre cómo evitar el estreñimiento y cuándo definitivamente debes llamar al médico.

Es mejor comenzar desde ahora. Te explicamos por qué…

El estreñimiento es más que un malestar intestinal o una incomodidad al ir al baño

Sabemos que el estreñimiento se siente fatal. Esa sensación de necesitar ir al baño y después el estrés de que no salga nada se manifiesta en tu cuerpo. Como señala la Clínica Mayo, el estreñimiento frecuente puede crear complicaciones graves como:

  • Hemorroides
  • Fisuras anales (desgarros de la piel)
  • Heces endurecidas difíciles de evacuar, conocidas también como retención fecal
  • Estiramiento del recto debido al esfuerzo que causa que sobresalga del ano

Debes evitar todo esto. En verdad, necesitas evitar el estreñimiento incluso si este no es crónico. 

Los desechos que se encuentran en el colon alteran todo el tracto digestivo. Además de posiblemente afectar tu apetito, el estreñimiento crea un desequilibrio en tu flora intestinal o tu microbioma probiótico de las bacterias benéficas que favorecen la digestión y tu salud general.  También aumenta el riesgo de que las toxinas o el exceso de químicos que tu cuerpo buscaba eliminar a través de los desechos se filtren de nuevo a tu sangre.

Para aliviar el estreñimiento, puedes probar cualquiera de los siguientes 12 remedios caseros. Dependiendo de tu propia situación, tal vez descubras que uno te brinda alivio o que con dos remedios juntos consigues el resultado que buscas.

#1. Come ciruelas pasas

Decidimos abordar este punto en primer lugar. Funcionan. Las ciruelas pasas proporcionan mucha fibra y sorbitol, un alcohol del azúcar que tiene propiedades laxantes. El sorbitol actúa al absorber el agua en su paso por el tracto digestivo, y añade humedad y blandura para permitir que el movimiento sea más fácil.

De hecho, las investigaciones muestran que las ciruelas son más seguras y más efectivas que los laxantes comunes.

No necesitas comer muchas (¡y probablemente no debas hacerlo!) para que te hagan efecto. Come seis o siete y descubrirás que el estreñimiento no tarda mucho en desaparecer.

Además, las ciruelas son ricas en nutrientes, por lo que también son buenas para ti. Claro, si no te gusta su sabor, tienes otras opciones.

#2. Sal a correr

El ejercicio se ha considerado desde hace mucho tiempo una excelente forma de poner nuevamente todo en movimiento. Varios estudios indican que el ejercicio aeróbico produce resultados positivos, aunque las investigaciones están lejos de resolverse sobre el tema.

El movimiento y la actividad ayudan al cuerpo a relajarse, y esto puede favorecer el paso de las heces difíciles. Además, el ejercicio aumenta el flujo sanguíneo que también puede ayudar. Incluso las respiraciones profundas que realizas al hacer ejercicio pueden ejercer un efecto parecido a un masaje en tu tracto digestivo y ayudar al vaciado intestinal.

Corre, trota o haz una caminata vigorosa, una de esas caminatas que verdaderamente hace que la sangre fluya. Las actividades que requieren movimiento, como el taichi, también pueden ser de ayuda.

#3. Bebe agua

El agua mantiene las heces blandas, ya que el colon (es decir, el intestino grueso) es responsable de regular el equilibrio hídrico en tu cuerpo. Si no obtienes el agua suficiente, te puedes deshidratar, lo que da lugar a tener heces más secas que tu cuerpo puede tener dificultad para mover.

Beber agua puede restaurar la hidratación que tu cuerpo necesita. Si puedes tolerarla, el agua tibia ha sido un ayudante tradicional para el estreñimiento. Algunas personas prefieren la popular agua detox. Se ha demostrado que el agua mineral en infusión con sulfato ayuda en problemas de corto plazo.

Lo puedes pensar de esta manera… Muchos laxantes o alimentos que sirven para aliviar el estreñimiento, como las ciruelas y el sorbitol que aportan, funcionan porque absorben el agua, lo que ablanda las heces y las hace más fáciles de evacuar.

Si tienes dificultad para ir al baño, un vaso de agua puede servir.

#4. Bebe una o dos tazas de café

Si te gusta el café, tienes suerte. La cafeína del café estimula el tracto digestivo y aumenta la necesidad de ir al baño. Además, el café contiene fibra soluble y aceites vegetales que también ayudan.

Sin embargo, el café puede no ser ideal si necesitas evitar los alimentos ácidos o si batallas para mantenerte hidratado. Su alta acidez puede ser fuerte para tu sistema adrenal. El café también puede tener efectos negativos en la salud de la piel con el paso del tiempo.

#5. Consume alimentos ricos en fibra que también son ricos en magnesio

Tus músculos necesitan magnesio para trabajar. El magnesio ayuda a relajar los músculos, una parte integral del movimiento de contracción-relajación de la acción muscular.

El magnesio también participa en más de 300 reacciones bioquímicas de tu cuerpo.

Muchas fuentes naturales de magnesio son también excelentes fuentes de fibra. De acuerdo con el National Institute of Health (Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos), algunas de las mejores fuentes de magnesio son:

  • Almendras
  • Espinacas
  • Anacardos
  • Cereal de trigo triturado
  • Frijol negro
  • Mantequilla de cacahuate

#6. Obtén probióticos en tu dieta o toma un probiótico

Los probióticos juegan un papel esencial en la salud intestinal y eso incluye la regularidad. Varios estudios demuestran cómo los probióticos mejoran la consistencia de las heces, la frecuencia con la que vas al baño e incluso el tiempo que tardan los alimentos en pasar por tu sistema.

Los probióticos se pueden obtener de alimentos como el miso, el tempeh y el chucrut. Si no encuentras alimentos probióticos que te gusten, también puedes tomar un suplemento de probióticos. 

#7. Relájate

El estrés altera tu metabolismo y eso incluye también la digestión.

Si te pones a pensar, cuando sientes un estrés intenso, muchas veces pierdes el apetito. Las investigaciones demuestran que el estrés y la tensión constantes causan estragos en el tracto digestivo, incluida la reducción del flujo sanguíneo a los intestinos, la alteración de la actividad probiótica y la ralentización de la evacuación intestinal.

Encontrar una manera de desconectarte, de relajarte y de soltar todo por un momento, puede ayudar mucho a que todos los sistemas vuelvan a funcionar correctamente, incluida tu capacidad de ir al baño.

#8. Aumenta la ingesta de enzimas digestivas

Los alimentos no digeridos pueden dificultar el movimiento en el tracto digestivo. Los alimentos mal digeridos también irritan el revestimiento de los intestinos, lo que puede provocar alteraciones en el sistema, malestar estomacal, y colon irritable que no digiere, absorbe ni desplaza los alimentos eficientemente.

Al aumentar las enzimas digestivas en tu dieta, mejoras la descomposición de los alimentos, con lo que se reduce el estrés y la alteración de todo tu tracto digestivo.

Come frutas frescas y crudas, brotes y alimentos germinados y verduras, directo del jardín si es posible, para obtener el mejor contenido enzimático. Las enzimas naturales de estos alimentos ayudan a descomponerlos. Cuando los comes, favorecen la digestión al ayudar en la descomposición de los alimentos.

La piña y la papaya ofrecen cada una poderosas enzimas digestivas llamadas bromelina y papaína, respectivamente. También puedes tomar un suplemento de enzimas digestivas con las comidas. 

#9. Prueba el “té” de limón

El limón suministra fibra y ácido cítrico (vitamina C), ambos laxantes naturales. El ácido cítrico también actúa como un estimulante al poner tus músculos en movimiento. Además, al ser un antioxidante, la vitamina C ayuda a eliminar toxinas.

De hecho, las evacuaciones sueltas son un efecto secundario de tomar demasiada vitamina C.

Para preparar té de limón, calienta agua. Cuando esté lista, llena un tazón con 8 onzas de agua y agrega medio limón o aproximadamente una cucharada de jugo de limón.

Añade esto a tu rutina diaria con una taza en la mañana o a media mañana para tonificar y estimular tu tracto digestivo y tener una mejor digestión en general.

#10. Toma una cucharada de melaza residual antes de acostarte

Quizá has escuchado de este popular remedio casero, quizá no. En el año 2019, de ser un medio tradicional para acabar con el estreñimiento, pasó a ser un método respaldado por las investigaciones.

El estudio comparó el efecto de la melaza residual con el del polietilenglicol, un laxante común de venta libre. La melaza funcionó igual de bien, con el beneficio adicional de que suministró varios otros nutrientes valiosos, incluidos potasio, hierro y calcio.

La melaza es alta en azúcar. Por ello, si la utilizas, debes limitar su consumo para el alivio del estreñimiento. No se recomienda para personas con problemas de azúcar en la sangre o con otros problemas metabólicos.

#11. Come un tazón de avena

La avena es rica en fibras solubles e insolubles; varios estudios han encontrado que es comparable con varias hierbas naturales utilizadas estrictamente como laxantes. La fibra soluble absorbe el agua, y la fibra insoluble aporta volumen a las heces. Juntas, ayudan a la digestión y al paso de las heces.

La avena es también una excelente fuente de magnesio.

Comer de vez en cuando un plato pequeño de avena puede ser una excelente manera de mantenerte regular.

#12. Prueba el aceite de oliva o de linaza

Los aceites naturales también ayudan a la evacuación intestinal, especialmente en personas con estreñimiento frecuente. Los aceites estimulan las enzimas digestivas y agregan lubricación, lo que facilita el paso de las heces.

En un estudio, los investigadores determinaron que los aceites de oliva y de linaza funcionaban tan bien como el aceite mineral para solucionar el estreñimiento.

Tampoco necesitas mucho. Solo toma una cucharada de uno de los aceites o, si prefieres, utiliza la cucharada de aceite como aderezo para ensalada para que te sea más fácil consumirlo.

Cómo evitar el estreñimiento

Si bien cualquiera de estos 12 remedios puede ayudarte a aliviar el estreñimiento, probablemente prefieras nunca tenerlo.

Para evitar el estreñimiento, la mayoría de nosotros necesitamos efectuar unos cuantos cambios pequeños en nuestro estilo de vida. Algunos pueden ser tan simples como beber más agua, disminuir el estrés o hacer ejercicio todos los días. Otras formas para evitar el estreñimiento son:

  • Elimina de tu dieta, o al menos disminuye considerablemente, los alimentos procesados y refinados.
  • Aumenta tu consumo de alimentos naturales y crudos ricos en fibra.
  • Elimina los lácteos o reduce la cantidad que comes.
  • Cuando sientas la necesidad de ir al baño, ¡ve! No te esperes, a menos que debas hacerlo.
  • Añade probióticos a tu dieta, en especial si necesitas tomar antibióticos, ya que estos pueden alterar la función intestinal normal y causar ya sea evacuaciones sueltas o estreñimiento.
  • Establece un horario regular para dormir, para comer e incluso para las evacuaciones intestinales.

Cuándo llamar al médico

El estreñimiento ocasional pasará, especialmente si pruebas alguno de los remedios anteriores. Si sufres de estreñimiento frecuente y nada parece funcionar, ve con el médico. 

Los cambios repentinos y sin causa aparente en tus evacuaciones, como la aparición de heces de color negro o con sangre, son también razones de peso para ver al médico.

Normalmente, si algo no se ve bien, si no te sientes bien o si tienes preguntas, siempre debes consultar con tu médico.

Una limpieza de colon sutil pero potente con magnesio oxigenado, hierbas y enzimas premium.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar al día? ¡Suscríbete a nuestro boletín!

Carrito

VeganRecipes by AlidaVegan