Salud

7 beneficios de la proteína vegetal

proteina-vegana

Decir que la proteínas vegetales te hacen bien sería subestimarlas. Éstas te ofrecen una fuente proteica altamente nutritiva; mejor aún, cada una de las personas en este planeta puede obtener grandes beneficios de estas proteínas, incluso aquéllos que disfrutan de un buen asado o parrillada, filetes y otras carnes.

Las proteínas vegetales nos ofrecen increíbles beneficios a todos, incluyendo a:

  • Hombres
  • Mujeres
  • Levantadores de pesas y atletas cuyo meta sea desarrollar músculo y aumentar de peso
  • Personas buscando perder peso
  • Vegetarianos
  • Aquellos autoproclamados «carnívoros»
  • Aquellos queriendo llevar un estilo de vida saludable

Ahora, sabemos que las proteínas vegetales han acarreado un pequeño problema en cuanto a su reputación ya que los críticos dicen que éstas no están completas pues se dice que no nos pueden proporcionar suficiente proteína para una dieta adecuada y que se necesitan proteínas animales para desarrollar músculo. Lo anterior es absurdo.

  • Algunas plantas, como la semilla de cáñamo, tienen un perfil proteico tan completo como la proteína animal.
  • Otros alimentos tales como las nueces, chícharos y frijoles están cargados de proteínas, las mismas que tu cuerpo necesita para desarrollar músculo.
  • Además, las plantas proporcionan una amplia variedad de nutrientes, los cuales incluyen vitaminas, minerales, fibra, antioxidantes y más.

En pocas palabras, las proteínas vegetales son una excelente fuente de nutrición. He aquí 7 beneficios adicionales que te ofrecen las proteínas vegetales.

Menos alérgenos

Algunas personas son alérgicas a las proteínas de origen animal. La lactosa es uno de estos alérgenos que afecta a algunas personas, especialmente las proteínas a base de suero, las cuales se encuentran constantemente en proteínas en polvo utilizadas para desarrollar músculo. Una alergia a los «mariscos», la cual sólo involucra crustáceos, es otro tipo de alergia a las proteínas.

Y lo anterior ni siquiera incluye la alergia más reciente a la carne, la alergia a la carne roja. Ésta es causada por la mordedura de la garrapata estrella solitaria. ¡Con sólo una mordedura de este pequeño insecto comer carne roja puede volverse mortal!

Ayuda a equilibrar el pH natural del cuerpo humano

El cuerpo humano es por naturaleza un poco alcalino. De hecho, todos los procesos químicos corporales funcionan apenas en un rango muy pequeño, el cual se conserva estrictamente de la misma forma. La carne de animales (¡y los alimentos azucarados también!) aumenta los ácidos en el cuerpo, los cuales precisan energía extra para ser neutralizados.

Las plantas, especialmente las verdes, mejoran la alcalinidad natural del cuerpo.

Las proteínas vegetales contienen menos calorías

La proteína se ha vuelto excepcionalmente popular para ayudar a bajar de peso. Las personas que consumen más proteínas que carbohidratos tienen un metabolismo más efectivo y pierden más peso.

Las proteínas vegetales son ideales para este tipo de dieta ya que sus proteínas y grasas contienen menos calorías, lo cual significa que obtienes la proteína que necesitas y la sensación de sentirte satisfecho, sin cantidades excesivas de calorías que no tú necesitas.

La digestión de las proteínas vegetales será más sencilla

La proteína que se encuentra en las plantas contiene una gran cantidad de otros nutrientes que ayudan con la digestión. La fibra, por ejemplo, ayuda con la descomposición de los alimentos y mantiene saludable tu tracto digestivo. Los antioxidantes, vitaminas y minerales también son compatibles con los procesos de digestión y absorción, los cuales son fundamentales para obtener la máxima nutrición de lo que comes.

Las proteínas vegetales promueven un corazón saludable

Estudios nos muestran que las proteínas vegetales protegen el corazón. Éstas ayudan a limitar y reducir los factores que contribuyen a la aterosclerosis y las enfermedades cardiacas. De acuerdo con estudios europeos, las proteínas vegetales funcionan igual de bien que las proteínas animales al momento de controlar el azúcar en la sangre, un factor importante en las enfermedades cardíacas y vasculares.

Una excelente fuente de todos los aminoácidos esenciales

Existen 22 aminoácidos. Tu cuerpo puede producir 11 de ellos, no obstante, necesitas obtener los 9 restantes de fuentes alimenticias. Estos 9 aminoácidos se conocen como aminoácidos esenciales:

  • Histidina
  • Leucina
  • Isoleucina
  • Lisina
  • Metionina
  • Fenilalanina
  • Treonina
  • Triptófano
  • Valina

Algunas plantas, como la semilla de cáñamo mencionada anteriormente, proporcionan los 9 aminoácidos. Por supuesto, no debes consumir solamente éstos para obtener todos los aminoácidos esenciales que necesitas. Alimentarte de una variedad de fuentes vegetales variadas tales como chícharos, arroz integral, nueces y más es una manera sencilla de obtener todos los aminoácidos esenciales, además de complementar tu cuerpo con varios de los otros 11 también.

La proteína vegetal podría ser la más sencilla de utilizar y añadir a nuestra dieta

Las proteínas animales requieren algún grado de preparación antes de llevarlas a la mesa. Durante años, levantadores de pesas y atletas recurrieron a la proteína en polvo a base de suero para así obtener la proteína que necesitaban después de los entrenamientos. El suero de leche puede que funcione, pero las alergias, los retos comunes para lograr digerir las proteínas y la posibilidad de estar expuesto a contaminantes tales como las hormonas de crecimiento, los antibióticos y los pesticidas, incrementan la posibilidad de sufrir malestar estomacal y otros problemas de salud.

Las proteínas vegetales ofrecen una alternativa segura, orgánica y natural. Además, la etiqueta impresa en éstas te permitirá saber si proporcionan todos los aminoácidos esenciales, por lo que no será difícil encontrar una que satisfaga todas tus necesidades nutricionales. La mayoría de las proteínas vegetales en polvo también nos proporcionan otros nutrientes tales como antioxidantes, minerales y enzimas para ayudar con el proceso digestivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *