Envió gratuito en órdenes superiores a $150*

GARANTÍA POR 45 DÍAS

Hemos cambiado la fecha de consumo de nuestros productos. — Más Información.
como limpiar tu intestino

Cómo limpiar tu intestino

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Resumen del artículo

  • La importancia de un intestino sano en el proceso digestivo y en tu salud general 
  • Qué sucede cuando tu bioma intestinal se desequilibra 
  • Formas de equilibrar tu microbioma intestinal  
  • Cómo realizar una limpieza intestinal de manera saludable

Aprende a equilibrar tu microbioma intestinal de manera saludable y efectiva

La salud intestinal es una parte integral, pero que a menudo se pasa por alto, de nuestra salud natural. Pasamos mucho tiempo pensando cuáles alimentos son buenos y cuáles no, pero muchas personas no están conscientes del impacto que tienen los diferentes alimentos en la salud de nuestro sistema digestivo. 

Hay varias formas de optimizar nuestro sistema digestivo para asegurarnos de poder acceder a los nutrientes de los alimentos, digerir correctamente los alimentos y liberar las toxinas y desechos que pueden acumularse. Aprender cómo, cuándo y por qué limpiar nuestro intestino es una de las mejores formas de asegurar nuestra salud general.

La importancia de un intestino sano en el proceso digestivo y en tu salud general

Existen muchos mitos: que la comida picante es buena para el intestino o que ciertos tipos de leche, como la de soya o almendras, son malos. Con tanta información para analizar, no es de sorprender que la gente no esté consciente del papel que desempeñan las bacterias del intestino para mantener sus cuerpos sanos. Antes de entrar en detalle sobre cómo limpiar tu intestino de las bacterias dañinas y de otras toxinas, echemos un vistazo al ecosistema microscópico que se desarrolla en tu interior.

Hay una cantidad casi infinita (billones, para ser más precisos) de microbios que viven en tu tracto digestivo. De hecho, muchas personas no saben que hay más bacterias que células en el cuerpo. Estos te ayudan a descomponer los alimentos con las enzimas y las bacterias. Un sistema digestivo humano típico contiene de 300 a 500 tipos de bacterias, conocidas conjuntamente como tu microbioma.

El equilibrio de bacterias es único en cada persona, algo así como un copo de nieve, aunque los tipos individuales de bacterias comunes a los humanos son similares. Pero no todas esas bacterias son buenas. Algunas de ellas son conocidas como bacterias dañinas y, de hecho, pueden perjudicar tu salud intestinal.

Los alimentos que comes, las enzimas digestivas que te ayudan a descomponer los alimentos, y las bacterias benéficas que te ayudan a absorber los nutrientes, todos contribuyen a tu digestión y salud inmune. Cuando eres capaz de descomponer los alimentos y absorber los nutrientes que necesitas, también puedes defenderte mejor de las bacterias dañinas e infecciones y combatir las enfermedades, entre otras funciones digestivas. 

¿Qué pasa si tengo un desequilibrio en el bioma intestinal?

Con tanta información que hay, es fácil perderse. Tratemos de evitar la información errónea y echemos un vistazo a los signos y síntomas de un equilibrio poco saludable en tu microbioma intestinal. 

Hay varias afecciones que pueden ser causadas por un desequilibrio de bacterias “buenas” y “malas” en el intestino, como la enfermedad de Crohn, el síndrome del colon irritable y la colitis ulcerosa.

Si tienes demasiadas bacterias “malas” en tu microbioma, estas pueden producir un químico llamado N-óxido de trimetilamina (TMAO, por sus siglas en inglés). Este químico puede aumentar tu colesterol a un nivel poco saludable. El TMAO también puede dañar tus riñones y provocar enfermedad renal crónica. 

Otros síntomas, como fatiga, dolor de cabeza, aumento de peso y poca energía, son prueba de que puede ser momento de tomar medidas para desarrollar un bioma intestinal saludable.

¿Cuáles son algunas formas de equilibrar tu bioma intestinal?

Como cualquier otra enfermedad, abundan los rumores y la información errónea. Sin embargo, hay varias formas confiables de ayudar a tu cuerpo a encontrar nuevamente el equilibrio. 

Dieta. Seguir una dieta saludable de alimentos integrales ayudará a traer equilibrio a tu cuerpo. Elige alimentos ricos en nutrientes, que contengan naturalmente enzimas digestivas y fibra prebiótica y que favorezcan el desarrollo de bacterias benéficas; entre ellos, frutas y verduras como la papaya, la piña y el jengibre. Además, elige alimentos que ayuden a las bacterias benéficas, por ejemplo, alimentos fermentados como el nato, el kimchi y el miso.

Suplementos. Tomar suplementos de origen vegetal de alta calidad, formulados para ayudarte a equilibrar y mantener un cuerpo sano y mejorar la digestión, puede ayudarte a encontrar equilibrio. Los suplementos de algas como espirulina y clorela son ricos en nutrientes y te ayudan a fortalecer y reforzar tu cuerpo. Los probióticos y prebióticos pueden ayudar a reforzar tu microbioma y favorecer la presencia de bacterias benéficas. Finalmente, tomar enzimas digestivas puede ayudar a tu cuerpo a descomponer los alimentos para que puedas acceder a los nutrientes que necesitas y mantener tu cuerpo en equilibrio. 

Limpieza intestinal. Limpiar tu intestino de las bacterias dañinas también puede ser importante. Sin embargo, si no lo haces de la manera correcta, puedes terminar lastimándote. Muchas personas intentan la limpieza, pero terminan eliminando lo bueno con lo malo, es decir, se deshacen de las toxinas y bacterias dañinas a costa de las bacterias benéficas que tanto necesitamos. Tu tracto digestivo, como otros sistemas del cuerpo, es susceptible a la forma como te tratas a ti mismo. Cuando realizas una limpieza saludablemente, eliminas lo malo para que los elementos buenos de un cuerpo sano puedan desarrollarse. 

Maneras saludables de limpiar tu intestino 

Todos hemos escuchado numerosas afirmaciones de los partidarios de los jugos depurativos o de las dietas de moda que prometen resultados inmediatos. Si bien es tentadora la idea de una cura milagrosa, la mejor manera de limpiar tu intestino de las bacterias dañinas es seguir una dieta bien investigada que incluya alimentos probados para limpiar el intestino y, a la vez, apoyar la limpieza con suplementos seleccionados cuidadosamente. 

Una forma popular de limpieza del colon, cuya eficacia y seguridad a menudo se debaten, se conoce como enema. Actualmente no hay investigaciones que demuestren que los enemas pueden ayudar a restablecer y equilibrar tu microbioma intestinal, sin embargo, son sumamente populares y ofrecen beneficios como alivio de hinchazón y estreñimiento, aumento de energía, e incluso como medio para expulsar desechos de tumores cancerosos.

Al seguir una dieta balanceada y saludable de alimentos que favorezcan la limpieza intestinal, puedes ayudar a controlar el equilibrio entre las bacterias “buenas” y “malas” en tu microbioma. Al añadir los suplementos adecuados al proceso, ayudas a propiciar los procesos exactos que deseas controlar, como la digestión, la nutrición y la absorción de nutrientes. 

Vale la pena recordar que el objetivo no es deshacerte de las bacterias “malas”, sino propiciar las bacterias “buenas” y eliminar toxinas para lograr el equilibrio. Veamos algunas de las formas más efectivas y poderosas para ayudar a tu cuerpo a lograr ese equilibrio de manera natural.

- No escatimes en frutas y verduras

Tu madre tenía razón cuando te decía que comieras frutas y verduras. Un número asombroso de estadounidenses no comen suficientes frutas y verduras: más del 90% recibe menos de la cantidad diaria recomendada.

Algunas de las vitaminas y nutrientes que necesitamos de las verduras son las vitaminas A, C, E, B6 y K; cobre, magnesio, hierro, manganeso, potasio, fibra, tiamina, entre otros. Las verduras de hoja verde oscura como la col rizada o las espinacas proporcionan vitamina K, mientras que los frijoles proporcionan fibra. Las frutas como el plátano proporcionan potasio y vitamina B6. Las frutas y verduras frescas son las mejores, ya que contienen la concentración mayor de nutrientes, pero también pueden ser congeladas si tus opciones son limitadas.  

Sobre todo, evita lo más posible los alimentos procesados.  

También podrías considerar tomar suplementos de enzimas digestivas para ayudar a tu cuerpo a descomponer estos alimentos y acceder a todos los nutrientes disponibles.

- Deja la botella

Es muy común que la gente se relaje con una copa de vino y un buen libro, o que comparta una cerveza helada con los amigos. Si bien el alcohol puede tener beneficios en cuanto a entretenimiento, convivencia social y salud, puede causar estragos en tu microbioma intestinal. 

De hecho, el alcohol es uno de los principales factores que contribuyen a un equilibrio poco saludable en el intestino. El alcohol no solo es malo para tu bioma, sino que también puede disminuir la inhibición, lo que aumenta la probabilidad de que comas impulsivamente algo malo para tu intestino. 

- Hidrátate, hidrátate e hidrátate

No es ningún secreto que el agua es esencial para la vida. No hay nada más importante para tu salud, incluida tu salud intestinal, que beber agua. Y en Estados Unidos las personas no beben la suficiente. De hecho, un 10% de los casos de fatiga pueden estar relacionados con una deshidratación o con no tomar suficiente agua en el día.  

Esta estadística no significa que necesitas beber de golpe varias botellas de agua. Además de las bebidas que contienen mucha agua, como el té, comer alimentos con alto contenido hidrosoluble puede ayudar a mantener tu intestino sano e hidratado. 

Las verduras como el pepino, el apio, la zanahoria, la calabaza, la lechuga iceberg, las espinacas y la coliflor, todas tienen un alto contenido de agua, así como nutrientes y vitaminas. Se pueden comer estas verduras cocidas, pero los alimentos crudos tienen la mayor cantidad de nutrientes disponibles. 

- Cuenta ovejas

La gente subestima la importancia de un horario de sueño saludable para mantener nuestro cuerpo funcionando sin problemas. La cantidad de horas que dormimos por la noche afecta todo, desde la salud intestinal hasta la salud mental. 

La epinefrina, una hormona producida por exceso de estrés, puede causar que las bacterias “malas” se adhieran a la pared intestinal junto con la materia fecal, lo que ocasiona inflamación.

Trata de ceñirte a 7 u 8 horas de sueño cada noche, aproximadamente a la misma hora. 

La melatonina es un suplemento que puede ayudar a regular tu ciclo de sueño. Trata de limitar la cantidad de tiempo que pasas en la cama haciendo actividades que no sean dormir. Por ejemplo, si deseas ver televisión o leer antes de acostarte, hazlo en el sillón. La cama debe usarse (principalmente) para dormir.

- Los probióticos son tus amigos

Los probióticos son bacterias útiles que pueden propiciar una flora intestinal saludable así como limpiar tu intestino de las bacterias “malas”. La mayoría de las personas que están familiarizadas con los probióticos saben que estos pequeños ayudantes no se limitan a los alimentos lácteos como el yogur; también los puedes obtener en alimentos como chucrut, kimchi, pepinillos y tempeh.

Los alimentos ricos en fibra, la cual alimenta a los probióticos, ayudan a mantener tu intestino limpio y regulado. Trata de incluir en tu dieta más alimentos como plátano y avena

También podrías considerar tomar suplementos probióticos y prebióticos para asegurarte de obtener la cantidad suficiente que cause un verdadero efecto en tu sistema, mientras tratas de lograr un equilibrio con la máxima absorción de nutrientes.

- Evita las modas detox

Existen dietas de moda por todo el internet que prometen un reequilibrio rápido de tu microbioma intestinal. Afirman que es tan fácil como comer durante una semana solo determinado alimento o no ingerir nada excepto agua caliente con limón y pimienta.

Si bien es tentador querer una forma fácil de restablecer tu salud intestinal, estas dietas y limpiezas de moda no son saludables. Diversos estudios han ofrecido pruebas de que una dieta detox no solo no funciona, sino que puede conducir a un aumento rápido de peso una vez que se reanuda la dieta normal. A menudo, estas dietas son deficientes en carbohidratos, lo cual provoca pérdida de líquido y hace creer a la persona que está a dieta que ha perdido grasa, cuando solo ha perdido peso del agua. 

En realidad, estas dietas no incluyen suficientes nutrientes esenciales como ácidos grasos o proteína. Pueden causar deshidratación, pérdida de electrolitos y otros efectos secundarios peligrosos. La limpieza de colon también puede dar lugar a efectos adversos como estos y puede alterar tu salud intestinal y provocar un desequilibrio en la flora intestinal.  

Cuando elijas una limpieza, ten cuidado de elegir una que no solo empuje más rápido los líquidos y alimentos por tu sistema, sino que tome en cuenta tus necesidades nutricionales actuales. Siempre es mejor consultar con tu médico antes de iniciar cualquier limpieza, en particular si tienes problemas preexistentes de salud o si tomas medicamentos.

Conclusión

Cuando se trata de encontrar un equilibrio y de limpiar tu sistema, el método natural es el mejor. Elige los alimentos correctos, compleméntate con fórmulas de alta calidad que optimicen tus esfuerzos y mantente alejado de las modas. En solo unas cuantas semanas, disfrutarás de una mejor digestión, más energía y una mejor salud en general.

Una limpieza de colon sutil pero potente con magnesio oxigenado, hierbas y enzimas premium.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar al día? ¡Suscríbete a nuestro boletín!

Carrito

VeganRecipes by AlidaVegan